Como Hacer La Masa Para La Pizza A La Parrilla?

Como Hacer La Masa Para La Pizza A La Parrilla
La parrilla es de los medios de cocción más característicos en Argentina, sin embargo, en esta ocasión no te enseñaremos a cocinar carne ni achuras, ¡sino pizza! Crujiente y ahumada, la pizza hecha a la parrilla tiene su sabor único. Algunas claves para esta cocción son: cocinarla sobre la parrilla limpia, sin restos de otros alimentos; estirarla y dejarla bien fina, como la pizza a la piedra, para que se complete su cocción sin quemarse; hacer cortes finos y/o chicos de los toppings elegidos para que se complete su cocción, incluyendo el queso para que se derrita; por último, puedes cubrirlas con una asadera para que haga el efecto horno y caliente perfectamente los toppings.

200 gramos de harina 000 1 cucharadita de miel ½ cucharadita de levadura en polvo 140 centímetros cúbicos de agua tibia

Cómo hacer Masa para pizza a la parrilla: 1 Para preparar una rica pizza a la parrilla, h az una corona con la harina sobre la mesa limpia. En el centro, coloca la levadura, el agua tibia y la miel. Comienza a incorporar los ingredientes desde el centro hacia afuera y amasa unos 5 minutos. 2 Coloca la masa a un recipiente amplio y tápalo con film. Deja que repose la masa hasta que duplique su volumen. Truco: si quieres que leude más rápido, deja tu masa en un espacio tibio, como encima de la nevera o cerca de un horno encendido. 3 Una vez que la masa haya leudado suficiente, estírala con las manos hasta alcanzar el tamaño y forma que desees. Como comentábamos al principio de esta receta, cuanto más fina quede la masa, más rápida y correcta será su cocción. 4 Pincela una plancha de hierro o la parrilla con aceite y, con el fuego fuerte, agrega la masa de pizza para cocinar a la parrilla, Mueve las brasas hacia los costados para que no se queme la masa o baja el fuego a medio en caso de usar una plancha. Una vez que la masa se englobe, como ves en la imagen, dale la vuelta. 5 Mientras se cocina el otro lado de la pizza, cubre la que ya has dorado con el topping que quieras. Puedes incluso taparla con una asadera para que el queso y los condimentos se calienten mejor y queden con ese sabor ahumado. No te pierdas nuestra Receta de salsa de tomate para pizza, ¡está deliciosa! 6 Sirve y disfruta tu pizza a la parrilla, El sabor ahumado es inigualable y, como has podido ver, puedes conseguirlo aunque no tengas una parrilla de brasas en casa. No lo dudes y prueba esta exquisita masa para pizza a la parrilla, ¡te encantará! Si te ha gustado la receta de Masa para pizza a la parrilla, te sugerimos que entres en nuestra categoría de Recetas de Pizza, Ideas de ingredientes para la pizza a la parrilla Si no sabes qué ingredientes utilizar para colocar sobre la masa de pizza a la parrilla, a continuación te damos algunas combinaciones que encajan a la perfección con el sabor ahumado de las brasas:

Pimientos morrones asados, jamón y huevo Cebollas caramelizadas y huevo frito Tomates asados y albahacaPollo a la barbacoa desmenuzadoEspinacas salteadas con ajoChampiñones con ajo

¿Cuál es tu preferida? Si pruebas esta receta, puedes compartir con nosotros la foto del resultado en los comentarios.

¿Cómo limpiar la parrilla de pizza?

Consejos para hacer pizza a la parrilla –

Limpiar bien la parrilla para que no queden restos de otros asados que puedan contaminar el sabor. Antes de apoyar las pizzas pincelar la parrilla con un poco de aceite, Calentar bien la parrilla al inicio y luego bajar la temperatura, corriendo algunas de las brasas, para que no se queme la masa. Estirar bien la masa para que la cocción sea rápida. Cortar bien chiquito el queso, la verdura o lo que sea que le vas a poner para una rápida cocción. Cubrir las pizzas para conservar el calor y que la muzzarella se derrita. Para quitar de la parrilla y que no se rompa, ayudarnos con una tabla fina.

¿Cómo Cocinar una parrilla?

Pizza a la parrilla (RECETA) – Pasos sencillos para hacer una masa fácil de pizza para llevar a la parrilla. Tiempo de preparación 40 minutos Tiempo de cocción 6 minutos Tiempo total 46 minutos Raciones 8 personas Calorías 270 kcal

  • 1 kg harina
  • 50 gr levadura fresca
  • 2 cda sal
  • 3 cda aceita de oliva
  • 500 cc agua tibia
  1. Poner en un bowl la harina y la sal.
  2. Activar la levadura en un vaso con un chorro de agua tibia. Luego agregar sobre la harina y comenzar a mezclar los ingredientes
  3. Incorporar el aceite y de a poco el agua tibia cantidad necesaria, según necesite la masa
  4. Amasar hasta que tenga una consistencia lisa, pero más dura que una pizza tradicional.
  5. Dejar leudar unos 30/35 minutos hasta que duplique su volumen.
  6. Para cocinar la parrilla tiene que estar bien caliente, mojar con un poco de aceite de oliva los fierritos de nuestra parrilla y poner la masa encima, debe quedar fina pero que sea fácil de manipular
  7. Recordamos que la cocción sea rápida, para que no se nos queme. Dar vuelta e incorporar los ingredientes para nuestra variedad, recordar que lo mejor es que al momento de agregar los ingredientes es importante que tras darla vuelta luego la mozzarella rallada por encima.

¿Cómo hacer una pizza a la parrilla?

Ingredientes –

  • 450 g (1 libra) de masa de pizza
  • ½ a 1 taza (120 a 240 ml) de salsa de tomate
  • queso (queso asiago rallado, queso parmesano, queso mozzarella desmenuzado)
  • salsa de tomate
  • ingredientes de cobertura de tu preferencia (picados finamente)
  • aceite de oliva
  1. 1 Asegúrate de que la parrilla tenga tapa y un termostato que funcione. Si no tiene un termostato en funcionamiento, compra un termómetro para parrilla en una ferretería local o un hipermercado. Debe ser capaz de alcanzar y mantener una temperatura de aproximadamente 220 ºC (430 ºF), lo cual proporciona suficiente calefacción radiante para cocinar los ingredientes de cobertura.
    • Si la parrilla no tiene tapa, puedes usar una bandeja de horno boca abajo.
    • Usa una parrilla con una placa calefactora plana y grande. Las parrillas con rejilla pueden cocinar la pizza, aunque es mucho más probable que ocasionen un desastre.
    • En el caso de las parrillas de leña o los fogones, necesitas un marco fijo hecho de ladrillos y una bandeja de horno caliente llena de carbones calientes.
  2. 2 Cubre la parrilla con una bandeja de horno boca abajo si no tiene tapa. Usa ladrillos para crear dos muros laterales y un muro trasero. Cada uno debe tener una altura de dos ladrillos. Deja abiertos los espacios frontales y superiores. La distancia entre dos muros laterales debe ser lo suficientemente pequeña como para que la bandeja de horno se sitúe de manera firme y segura en la parte superior de ellos.
    • La pizza se cocina colocándola en el espacio dentro de los “muros” y situando la bandeja de horno en la parte superior para irradiar el calor sobre la pizza.
    • Ten el máximo cuidado con este método para evitar quemaduras.
    • Retira la bandeja de horno cuando la pizza esté cocinada para tener acceso a ella. Si la parte superior se dora demasiado rápido, retírala de la parte inferior de la bandeja de horno.
  3. 3 Coloca los ladrillos alrededor de la parrilla para proporcionar un calor más uniforme. Si deseas, puedes colocar ladrillos limpios alrededor de la parrilla antes de precalentar para simular un horno de panadero. Te tomará más tiempo precalentar el horno adecuadamente usando los ladrillos, aunque el calor será más uniforme y apropiado para cocinar la pizza.
    • Los ladrillos no deben tener ningún residuos de suciedad que podría quemarse y deben estar envueltos en papel aluminio para mayor seguridad.
  4. 4 Precalienta la parrilla de 300 a 320 °C (550 to 600 °F). Antes y después de usar la placa, límpiala con detergente lavavajillas. Precaliéntala al menos de 10 a 15 minutos para quemar cualquier residuo. Si la parrilla no está limpia, impregnará la comida con demasiado humo y opacará el sabor de la pizza.
    • Si la parrilla no tiene una placa plana (solo rejillas o barras), cocina la pizza sobre una sartén pesada de hierro, una piedra para pizza, u otra herramienta de cocina plana, resistente y a prueba de fuego.

    Anuncio

  1. 1 Coloca 450 g (1 libra) de masa de pizza sobre una superficie ligeramente enharinada. Rocía un poco de harina sobre una superficie apropiada, como una pala para pizza, una bandeja de hornear o una tabla de picar.
    • Compra masa en una tienda de comestibles local o crea tu propia masa, Si haces tu propia masa, la harina de trigo integral o la harina de maíz fina crean una masa gomosa y rica en proteínas. Sin embargo, estas harinas también tardan más tiempo en cocinarse.
  2. 2 Estira la masa hacia afuera formando un círculo que tenga un diámetro de 30 cm (12 pulgadas). Arrastra el rodillo con movimientos hacia arriba y abajo a lo largo de la masa. El grosor de la corteza delgada de la pizza debe situarse entre los 6 a 3 mm (0,25 a 0,1 pulgadas).
    • Crea una corteza delgada. La mayoría de las pizzas a la parrilla tienen cortezas más delgadas y unos cuantos ingredientes crudos porque se cocinan desde la base hacia arriba.
    • Una parrilla con un buen control de calor puede permitir mayores variaciones de grosor de corteza y estructura. Deberás experimentar para aprender lo que funciona mejor con tu propia parrilla.
    • Puedes precalentar o cocinar previamente la base a la parrilla y, luego, congelarla. Las bases se congelan muy bien, así que haz una tanda a la vez.
  3. 3 Corta cada uno de los ingredientes de cobertura en pedazos de un grosor consistente. Usa tres ingredientes de cobertura como máximo. Entre los ingredientes de cobertura para pizza más comunes se encuentran los pimientos verdes, las cebollas, los tomates y los hongos.
    • Si quieres mantenerlo simple, haz una pizza a la parrilla cocinando brevemente la masa a ambos lados como un panqueque. Después, pasa una brocha de cocina con hierbas y aceite de ajo, y cómete la pizza como esté o envuélvela alrededor de otros alimentos.
  4. 4 Cocina los ingredientes de cobertura de carne cruda antes de agregarlos a la pizza. Esto es especialmente importante en el caso de los mariscos y el pollo. No querrás que la carne se vuelva demasiado cruda. Es mejor que la coloques más cerca de los bordes de la pizza para cocinarla más rápido.
    • Usa la carne cocinada tanto como sea posible. Si tienes sobras, guárdalas en recipientes sellados y limpios sobre el estante más bajo del refrigerador a 5 ºC (40 ºF) o a una temperatura más baja. Mantén toda la carne cocinada separada de los alimentos listos para comer y las carnes crudas.
  5. 5 Coloca los ingredientes sobre una bandeja con las herramientas necesarias. La bandeja debe contener todos los ingredientes de cobertura (picados, cortados o desmenuzados), salsa, aceite de oliva, una brocha de cocina, una cuchara y una espátula grande.
    • También te resultará útil tener un par de tenazas a la mano, aunque no es necesario.

    Anuncio

  1. 1 Coloca la pizza sobre una pala para pizza. También puedes usar una tabla de picar de madera, una bandeja de hornear u otro objeto plano para transferir la pizza de manera uniforme sobre la placa de la parrilla.
    • Si vas a usar una masa de pizza casera y no una base precocida, procura no dejar que la masa se eleve demasiado o se volverá suave y se romperá con facilidad.
  2. 2 Pasa la brocha sobre la parte superior de la pizza con aceite de oliva. Aplica el aceite de oliva sobre la brocha de cocina y pásala cuidadosamente a lo largo de la parte superior de la pizza. Continúa aplicándolo hasta que la superficie de la masa tenga una capa delgada de aceite.
  3. 3 Calienta la pizza con el lado al que le hayas aplicado el aceite de oliva hacia abajo durante uno a dos minutos con una tapa. Retira la tapa y extiende la masa cuidadosamente sobre la parrilla. Deja que la masa se cocine sin la tapa durante aproximadamente tres minutos o entre uno a dos minutos si la mantienes tapada.
    • Levanta la masa con las tenazas cada 30 minutos. La pizza debe estar lo suficientemente cocinada como para que haya marcas de parrilla sobre ella, pero no debe estar crujiente.
  4. 4 Voltea la corteza usando una espátula. Coloca una espátula debajo de la masa tan lejos como sea posible y coloca la mano libre sobre la porción superior sin calentar de la masa. Luego, voltea la masa cuidadosamente y extiéndela sobre la parrilla.
    • La masa de la pizza debe desprenderse fácilmente sin romperse. Si es lo suficientemente delicada como para romperse o luce como si podría hacerlo, mantenla encendida durante otros 30 segundos y, luego, revísala nuevamente.
    • En caso de que la corteza se dore tan solo en un lado, gírala 90 grados con la espátula o las tenazas y cocínala durante otro minuto.
  5. 5 Pasa una brocha sobre la parte superior con aceite de oliva y agrega un cucharón de salsa. Vierte un poco de aceite de oliva sobre la brocha de cocina y pásala cuidadosamente sobre la superficie cocinada a la parrilla de la pizza. Después, sirve un cucharón de salsa sobre la pizza y usa la parte inferior de una cuchara para esparcirla uniformemente.
    • Puedes usar más de un cucharón si quieres que la pizza tenga suficiente salsa, aunque corres el riesgo de que se vuelva pastosa.
  6. 6 Agrega los ingredientes de cobertura y el queso sobre el lado cocinado. Comienza colocando los ingredientes de cobertura en capas uniformemente alrededor de la pizza. Después, rocía el queso sobre la parte superior. Además, si le agregas carne, hazlo sobre la parte superior del queso. Evita llenar la pizza con ingredientes de cobertura, especialmente el queso y diferentes salsas.
    • El queso se carameliza rápidamente y se derrite. Por lo tanto, usarlo en exceso puede ocasionar que los ingredientes de cobertura se caigan.
    • Usar demasiado queso también puede hacer que la pizza arda y se llene de humo, lo cual hará que sea imposible comerla.
  7. 7 Cocina la pizza durante tres a cinco minutos sobre una parrilla de gas. Después de agregar los ingredientes de cobertura, cierra la tapa y deja que la pizza se cocine. Usa tu sentido del olfato y tu mejor juicio para evaluar el proceso de cocción. Si hueles que algo se quema, retira la tapa. También puedes mover la pizza a una parte más fría de la parrilla.
    • Si la pizza continúa quemándose incluso después de moverla o retirar la tapa de la parrilla, disminuye la temperatura aproximadamente de 260 a 300 ºC (500 a 550 ºF).
  8. 8 Cierra los ductos de ventilación durante dos a tres minutos en el caso de las parrillas a carbón. Asegúrate de cerrar los ductos en la cubierta casi por completo. Después de dos a tres minutos, o cada vez que el queso comience a burbujear y la parte inferior se queme, retira la pizza de la parrilla con una espátula y colócala sobre una tabla de cortar durante uno a dos minutos antes de servirla.
    • Retira la pizza cuando el queso luzca lo suficientemente derretido.
  9. 9 Corta la pizza en cuatro tajadas. Sostén la parte lateral de la corteza y corta una línea vertical recta hacia la pizza. Después, corta una línea horizontal a través del primer corte para hacer cuatro pedazos uniformes.
    • Haz uno o dos cortes diagonales si quieres pedazos más pequeños, aunque cuatro pedazos es la cantidad ideal para este tamaño de pizza.
    • Si varias personas van a comer contigo, pídeles que vigilen la pizza mientras se cocine de manera que puedas compartir las tareas y disfrutar la pizza cuando esté lista.

    Anuncio

¿Cómo Cocinar una parrilla?

Pizza a la parrilla (RECETA) – Pasos sencillos para hacer una masa fácil de pizza para llevar a la parrilla. Tiempo de preparación 40 minutos Tiempo de cocción 6 minutos Tiempo total 46 minutos Raciones 8 personas Calorías 270 kcal

  • 1 kg harina
  • 50 gr levadura fresca
  • 2 cda sal
  • 3 cda aceita de oliva
  • 500 cc agua tibia
  1. Poner en un bowl la harina y la sal.
  2. Activar la levadura en un vaso con un chorro de agua tibia. Luego agregar sobre la harina y comenzar a mezclar los ingredientes
  3. Incorporar el aceite y de a poco el agua tibia cantidad necesaria, según necesite la masa
  4. Amasar hasta que tenga una consistencia lisa, pero más dura que una pizza tradicional.
  5. Dejar leudar unos 30/35 minutos hasta que duplique su volumen.
  6. Para cocinar la parrilla tiene que estar bien caliente, mojar con un poco de aceite de oliva los fierritos de nuestra parrilla y poner la masa encima, debe quedar fina pero que sea fácil de manipular
  7. Recordamos que la cocción sea rápida, para que no se nos queme. Dar vuelta e incorporar los ingredientes para nuestra variedad, recordar que lo mejor es que al momento de agregar los ingredientes es importante que tras darla vuelta luego la mozzarella rallada por encima.

¿Qué hacer si la parrilla no está limpia?

Ingredientes –

  • 450 g (1 libra) de masa de pizza
  • ½ a 1 taza (120 a 240 ml) de salsa de tomate
  • queso (queso asiago rallado, queso parmesano, queso mozzarella desmenuzado)
  • salsa de tomate
  • ingredientes de cobertura de tu preferencia (picados finamente)
  • aceite de oliva
  1. 1 Asegúrate de que la parrilla tenga tapa y un termostato que funcione. Si no tiene un termostato en funcionamiento, compra un termómetro para parrilla en una ferretería local o un hipermercado. Debe ser capaz de alcanzar y mantener una temperatura de aproximadamente 220 ºC (430 ºF), lo cual proporciona suficiente calefacción radiante para cocinar los ingredientes de cobertura.
    • Si la parrilla no tiene tapa, puedes usar una bandeja de horno boca abajo.
    • Usa una parrilla con una placa calefactora plana y grande. Las parrillas con rejilla pueden cocinar la pizza, aunque es mucho más probable que ocasionen un desastre.
    • En el caso de las parrillas de leña o los fogones, necesitas un marco fijo hecho de ladrillos y una bandeja de horno caliente llena de carbones calientes.
  2. 2 Cubre la parrilla con una bandeja de horno boca abajo si no tiene tapa. Usa ladrillos para crear dos muros laterales y un muro trasero. Cada uno debe tener una altura de dos ladrillos. Deja abiertos los espacios frontales y superiores. La distancia entre dos muros laterales debe ser lo suficientemente pequeña como para que la bandeja de horno se sitúe de manera firme y segura en la parte superior de ellos.
    • La pizza se cocina colocándola en el espacio dentro de los “muros” y situando la bandeja de horno en la parte superior para irradiar el calor sobre la pizza.
    • Ten el máximo cuidado con este método para evitar quemaduras.
    • Retira la bandeja de horno cuando la pizza esté cocinada para tener acceso a ella. Si la parte superior se dora demasiado rápido, retírala de la parte inferior de la bandeja de horno.
  3. 3 Coloca los ladrillos alrededor de la parrilla para proporcionar un calor más uniforme. Si deseas, puedes colocar ladrillos limpios alrededor de la parrilla antes de precalentar para simular un horno de panadero. Te tomará más tiempo precalentar el horno adecuadamente usando los ladrillos, aunque el calor será más uniforme y apropiado para cocinar la pizza.
    • Los ladrillos no deben tener ningún residuos de suciedad que podría quemarse y deben estar envueltos en papel aluminio para mayor seguridad.
  4. 4 Precalienta la parrilla de 300 a 320 °C (550 to 600 °F). Antes y después de usar la placa, límpiala con detergente lavavajillas. Precaliéntala al menos de 10 a 15 minutos para quemar cualquier residuo. Si la parrilla no está limpia, impregnará la comida con demasiado humo y opacará el sabor de la pizza.
    • Si la parrilla no tiene una placa plana (solo rejillas o barras), cocina la pizza sobre una sartén pesada de hierro, una piedra para pizza, u otra herramienta de cocina plana, resistente y a prueba de fuego.

    Anuncio

  1. 1 Coloca 450 g (1 libra) de masa de pizza sobre una superficie ligeramente enharinada. Rocía un poco de harina sobre una superficie apropiada, como una pala para pizza, una bandeja de hornear o una tabla de picar.
    • Compra masa en una tienda de comestibles local o crea tu propia masa, Si haces tu propia masa, la harina de trigo integral o la harina de maíz fina crean una masa gomosa y rica en proteínas. Sin embargo, estas harinas también tardan más tiempo en cocinarse.
  2. 2 Estira la masa hacia afuera formando un círculo que tenga un diámetro de 30 cm (12 pulgadas). Arrastra el rodillo con movimientos hacia arriba y abajo a lo largo de la masa. El grosor de la corteza delgada de la pizza debe situarse entre los 6 a 3 mm (0,25 a 0,1 pulgadas).
    • Crea una corteza delgada. La mayoría de las pizzas a la parrilla tienen cortezas más delgadas y unos cuantos ingredientes crudos porque se cocinan desde la base hacia arriba.
    • Una parrilla con un buen control de calor puede permitir mayores variaciones de grosor de corteza y estructura. Deberás experimentar para aprender lo que funciona mejor con tu propia parrilla.
    • Puedes precalentar o cocinar previamente la base a la parrilla y, luego, congelarla. Las bases se congelan muy bien, así que haz una tanda a la vez.
  3. 3 Corta cada uno de los ingredientes de cobertura en pedazos de un grosor consistente. Usa tres ingredientes de cobertura como máximo. Entre los ingredientes de cobertura para pizza más comunes se encuentran los pimientos verdes, las cebollas, los tomates y los hongos.
    • Si quieres mantenerlo simple, haz una pizza a la parrilla cocinando brevemente la masa a ambos lados como un panqueque. Después, pasa una brocha de cocina con hierbas y aceite de ajo, y cómete la pizza como esté o envuélvela alrededor de otros alimentos.
  4. 4 Cocina los ingredientes de cobertura de carne cruda antes de agregarlos a la pizza. Esto es especialmente importante en el caso de los mariscos y el pollo. No querrás que la carne se vuelva demasiado cruda. Es mejor que la coloques más cerca de los bordes de la pizza para cocinarla más rápido.
    • Usa la carne cocinada tanto como sea posible. Si tienes sobras, guárdalas en recipientes sellados y limpios sobre el estante más bajo del refrigerador a 5 ºC (40 ºF) o a una temperatura más baja. Mantén toda la carne cocinada separada de los alimentos listos para comer y las carnes crudas.
  5. 5 Coloca los ingredientes sobre una bandeja con las herramientas necesarias. La bandeja debe contener todos los ingredientes de cobertura (picados, cortados o desmenuzados), salsa, aceite de oliva, una brocha de cocina, una cuchara y una espátula grande.
    • También te resultará útil tener un par de tenazas a la mano, aunque no es necesario.

    Anuncio

  1. 1 Coloca la pizza sobre una pala para pizza. También puedes usar una tabla de picar de madera, una bandeja de hornear u otro objeto plano para transferir la pizza de manera uniforme sobre la placa de la parrilla.
    • Si vas a usar una masa de pizza casera y no una base precocida, procura no dejar que la masa se eleve demasiado o se volverá suave y se romperá con facilidad.
  2. 2 Pasa la brocha sobre la parte superior de la pizza con aceite de oliva. Aplica el aceite de oliva sobre la brocha de cocina y pásala cuidadosamente a lo largo de la parte superior de la pizza. Continúa aplicándolo hasta que la superficie de la masa tenga una capa delgada de aceite.
  3. 3 Calienta la pizza con el lado al que le hayas aplicado el aceite de oliva hacia abajo durante uno a dos minutos con una tapa. Retira la tapa y extiende la masa cuidadosamente sobre la parrilla. Deja que la masa se cocine sin la tapa durante aproximadamente tres minutos o entre uno a dos minutos si la mantienes tapada.
    • Levanta la masa con las tenazas cada 30 minutos. La pizza debe estar lo suficientemente cocinada como para que haya marcas de parrilla sobre ella, pero no debe estar crujiente.
  4. 4 Voltea la corteza usando una espátula. Coloca una espátula debajo de la masa tan lejos como sea posible y coloca la mano libre sobre la porción superior sin calentar de la masa. Luego, voltea la masa cuidadosamente y extiéndela sobre la parrilla.
    • La masa de la pizza debe desprenderse fácilmente sin romperse. Si es lo suficientemente delicada como para romperse o luce como si podría hacerlo, mantenla encendida durante otros 30 segundos y, luego, revísala nuevamente.
    • En caso de que la corteza se dore tan solo en un lado, gírala 90 grados con la espátula o las tenazas y cocínala durante otro minuto.
  5. 5 Pasa una brocha sobre la parte superior con aceite de oliva y agrega un cucharón de salsa. Vierte un poco de aceite de oliva sobre la brocha de cocina y pásala cuidadosamente sobre la superficie cocinada a la parrilla de la pizza. Después, sirve un cucharón de salsa sobre la pizza y usa la parte inferior de una cuchara para esparcirla uniformemente.
    • Puedes usar más de un cucharón si quieres que la pizza tenga suficiente salsa, aunque corres el riesgo de que se vuelva pastosa.
  6. 6 Agrega los ingredientes de cobertura y el queso sobre el lado cocinado. Comienza colocando los ingredientes de cobertura en capas uniformemente alrededor de la pizza. Después, rocía el queso sobre la parte superior. Además, si le agregas carne, hazlo sobre la parte superior del queso. Evita llenar la pizza con ingredientes de cobertura, especialmente el queso y diferentes salsas.
    • El queso se carameliza rápidamente y se derrite. Por lo tanto, usarlo en exceso puede ocasionar que los ingredientes de cobertura se caigan.
    • Usar demasiado queso también puede hacer que la pizza arda y se llene de humo, lo cual hará que sea imposible comerla.
  7. 7 Cocina la pizza durante tres a cinco minutos sobre una parrilla de gas. Después de agregar los ingredientes de cobertura, cierra la tapa y deja que la pizza se cocine. Usa tu sentido del olfato y tu mejor juicio para evaluar el proceso de cocción. Si hueles que algo se quema, retira la tapa. También puedes mover la pizza a una parte más fría de la parrilla.
    • Si la pizza continúa quemándose incluso después de moverla o retirar la tapa de la parrilla, disminuye la temperatura aproximadamente de 260 a 300 ºC (500 a 550 ºF).
  8. 8 Cierra los ductos de ventilación durante dos a tres minutos en el caso de las parrillas a carbón. Asegúrate de cerrar los ductos en la cubierta casi por completo. Después de dos a tres minutos, o cada vez que el queso comience a burbujear y la parte inferior se queme, retira la pizza de la parrilla con una espátula y colócala sobre una tabla de cortar durante uno a dos minutos antes de servirla.
    • Retira la pizza cuando el queso luzca lo suficientemente derretido.
  9. 9 Corta la pizza en cuatro tajadas. Sostén la parte lateral de la corteza y corta una línea vertical recta hacia la pizza. Después, corta una línea horizontal a través del primer corte para hacer cuatro pedazos uniformes.
    • Haz uno o dos cortes diagonales si quieres pedazos más pequeños, aunque cuatro pedazos es la cantidad ideal para este tamaño de pizza.
    • Si varias personas van a comer contigo, pídeles que vigilen la pizza mientras se cocine de manera que puedas compartir las tareas y disfrutar la pizza cuando esté lista.

    Anuncio