Qué Significa La Expresión Entrada En Carnes?

Qué Significa La Expresión Entrada En Carnes

Con sobrepeso, gordo.

¿Qué significa metida en carnes?

  • #2

Buenas tardes: Tiene el mismo significado que metido en carnes.

  • metido en carnes loc. adj. [Persona] algo gruesa, pero sin llegar a ser obesa: estoy metida en carnes, pero como soy alta no se me ve gorda.

WR Hasta luego

  • #9

Pues curiosamente, a mí me resulta más común “entrado” en carnes (como sinónimo de gordo) que “metido” en carnes. Ante la duda he consultado a mi mujer cual de las dos expresiones le resultaba más habitual y ha coincidido también en que le sonaba más natural “entrado en carnes”. Pues felicite a su señora por su oído. Es la expresión que más “suena”. Que más “suena”… ahora.

  1. Vea , aquí , en el comparativo obtenido del corpus de Google Books, como “metido en carnes” es la expresión clásica;
  2. A principios de siglo pasado era la locución que mayoritariamente se conocía frente a “entrada en carnes”;

De ahí, quizás, la razón por la que sea la registrada, la que aporta Cinita&Martine. Pero en los últimos años, “entrada en carnes” ha reaccionado de forma fulgurante y ha llegado a imponerse en el uso de tal forma que gana por goleada. De ahí que sea la que ahora resulte más familiar.

¿Qué significa la expresión se vistio como una cebolla?

E l Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) aconseja utilizar “la técnica de la cebolla” para protegerse del frío en esta temporada pero esto, ¿qué significa? Se trata de un método en el que la persona viste tres capas de ropa con las siguientes funciones. Primera capa La función de la primera capa es mantener seco el cuerpo, ya que si la persona suda y éste fluido se seca, las prendas tienden a ser más frías, según explicó el CENAPRED. Con base en esto se invita a portar ropa interior térmica y transpirable. Segunda capa Qué Significa La Expresión Entrada En Carnes El objetivo de la segunda capa de ropa es mantener el calor corporal , permitiendo que las prendas de la primera se mantengan secas. Por eso es adecuado vestir con pantalones, chamarras o suéteres que también sean transpirables. Tercera capa Qué Significa La Expresión Entrada En Carnes Finalmente, la tercera capa consiste en ropa aislante de factores externos como la lluvia , el viento e incluso la nieve. Lo recomendable es utilizar prendas con características impermeables y rompevientos. http://tecreview. tec. mx/afecta-frio-a-nuestra-salud-comportamiento/.

¿Qué es que te dé un Jari?

El habla de los adolescentes está llena de muletillas y neologismos -algunos de largo alcance, otros caducidad inminente- que a menudo se usan de forma compulsiva e identitaria, ya que el argot refuerza el sentimiento de pertenencia. Los expertos no temen carencias lingüísticas en los chavales  mientras aprendan a comunicarse en otros registros.

Si tienes adolescentes en casa, aquí va un diccionario de urgencia para fomentar (algo) el entendimiento transgeneracional. Advertencia: practicarás la mnemotecnia con la cantidad de palabras que significan “gustar” y “colega”.

A machete:  con mucho empeño, a tope. Bakano: guay en grado superlativo. Beef: controversia o rivalidad entre dos artistas, principalmente raperos, en el que uno busca pelea (al menos dialéctica), intentando difamar o degradar al otro. Por extensión, beef ya es sinónimo de cualquier pique entre dos personas.

  • Boomer: palabra manoseada que empezó aludiendo a quienes nacieron entre los años 50 y 60 (sobre todo si compartían ese tic generacional de estar permanentemente indignados con los jóvenes y querer tener la razón en todo);

Unas cuantas evoluciones más tarde, el término alude, despectivamente, a cualquiera que saque un puñado años a quien habla. Para un adolescente (y más allá), boomer es tanto una revancha generacional como un apocalipsis vital. Boquerón:  el que aún no se ha morreado.

Su antónimo,  tiburón , es el que ya da besos con lengua. Bro: de brother (hermano). Diminutivo que procede del trato fraternal en barrios afroamericanos, pero que aquí -pueden reírse- se oye incluso entre la chavalada del Upper Diagonal.

” Tete ” sirve como sinónimo. De hecho, tete es ahora palabra fetiche. “Buen dato”: dicho con ironía, cuando alguien está dando una información que al interlocutor le importa un pito. Chill: tranquilidad, relax, calma. “Este finde me quedo en casa, de chill”; “eh, chill, no me grites que ya recojo la habitación”.

Calle: que tiene pedigrí callejero. “Le falta calle”, “tiene mucha calle”, “cosas de la calle”. Carencias:  alguien que no da más de sí o le falta un hervor. «Este tío/tía es un carencias». Crack:  si te llama así alguien con menos de 20 años, lo mejor es que no te vengas arriba.

Un crack ha dejado de ser alguien bueno de verdad en lo suyo: ahora es un término irónico que comparte campo semántico con matado, pringado, motivado y parguela. Cringe:  término que viene del inglés y que se usa para designar que algo que te da grima y , sobre todo, te provoca una vergüenza ajena de nivel ingreso hospitalario.

Sin embargo, de tan totémico y manoseado, el término empieza a dar signos de agotamiento. Vamos, que utilizar “cringe” empieza a dar cringe. Crush:  flechazo. Orientaciones de uso. “He tenido un crush”, “fulanito es mi crush”.

Hoy por hoy acusa cierto declive. Cundir: gustar. ¡De locos!: superbien, espectacular, con un ‘hecho diferencial’: normalmente se utiliza en la respuesta. “¡Tiaaaaaaaa, que al final hoy me dejan salir!”. “¡De locos!”, contesta la tiaaaaaaaaa. ¡De una!:  ¡claro que sí!  ¡Dilo, tata!: el ¡vamos! de toda la vida, versión empoderante: básicamente se usa para animar a una colega a que haga algo.

En plan:   la muletilla reina del argot adolescente, un auténtico monocultivo de la nada. Podrían cogerse un puñado y repartirse sin ton ni son a lo largo de unas cuantas frases sin que le chirríe a nadie,  siempre y cuando se tenga menos de 30 años.

«En plan nos vamos al parque»; «en plan me sigue en internet pero yo paso». En verdad:   latiguillo usado continuamente para ratificar lo que se dice, en el sentido de «la verdad es que…». Estás tú: no significa que estés en alguna parte, sino que, francamente, lo llevas claro.

“Estás tú que voy a lavar los platos”. Fiestuki : irse de fiesta, pero con K. Flow: estilo callejero. Flow bakano: superestilazo callejero. Fresco: se te ve bien, ‘to guapo’. “Este outfit está fresquísimo”. Insta:  Instagram en diminutivo.

Un modo, cabe decir, con gran tirón entre la chavalada: holi, guapi, loqui, besis, okis. Jai:  pillarse un colocón. Jari:  malestar repentino. «Me ha dado un jari». Letzguere:   viene de ‘let’s get it’; o sea, el “¡vamos!” de toda la vida. Su última derivada viene a ser algo parecido a “skeree’.

Ya para avanzados. LMAO:   acrónimo de Laughing My Ass Off. O sea, el clásico «me parto el culo». Loco:   el «tío» de antes, en la acepción que sirve para interpelar a alguien. «¿Qué pasa, loco?». Malro / buenro:  por acortamiento, mal rollo o buen rollo.

MDLR: siglas de ‘mec de la rue’, que en francés significa ‘chico de la calle’. Popularizadas a escala global por Morad, el rapero de L’Hospitalet, son el gran estandarte (o meme) de la épica callejera. Me renta: me gusta, pero con el añadido de que sale a cuenta.

“Comprar las botas de fútbol de Messi me renta”. Miérder:   persona despreciable o tonta. «Ese es un mierder». Mórtimer:   muerto o muy cansado, con connotaciones humorísticas. «Estoy mórtimer». “Mucho texto”: se le dice a alguien cuando se está enrollando y haciéndose pesado, para que sepa que debe ir callando.

Nashy: el guay de antaño. Mejor que no lo digas si tienes más de 25 años. Pana: colega. De paneo: de colegueo. Parguela:  viene a ser un pringado que se esfuerza, sin éxito o sobremanera, en hacer algo, o si ese algo es juzgado por los demás como absurdo (o las dos cosas a la vez: una pena, vamos).

Sirve como sinónimo matado o motivado. Pila: mucho o mogollón. Por ejemplo: “Ayer jugué al Minecraft. pero pila, ¿eh?” Pimpín:  término de origen gallego, que amplificó la neojerga del grupo de trap PXXR GVNG (con la acepción del que chulea) y que, unas cuantas mutaciones más tarde, ha adquirido el superpoder de la polisemia: lo mismo quiere decir infeliz, que bocazas, que el que no se entera.

Popu:  popular. Pos:  mutación de pues (pero sin actuar como conjunción ni denotar causa), sensible a ser  multiplicada (como los gremlins cuando eran mojados con agua) a lo largo de un manojo de frases sin a priori orden ni sentido. Pro:  expresión sacada de contextos digitales para designar excelencia o mucha devoción por algo.

«Este tío es un pro», «esto es de nivel pro». Pussy: término cuyo significado bascula entre gatito o gatita y vulva, y que se lo han apropiado desde activistas feministas como las Pussy Riot hasta las divas del trap, siempre con connatación empoderante.

“My pussy, my rules”, que dijo la filósofa. Pues eso. Puto:  usado como prefijo para dar énfasis a lo que se dice. «Me putoencanta». «Me putoflipa». Racheta:  adaptación de la palabra inglesa ‘ratchet’, que servía para denominar, con clasismo y desdén, a las muchachas de barrio con amor por el leopardo, el chándal y las uñas de gel largas como sables.

  1. Desde que las reinas del trap se lo han apropiado, la palabra denota orgullo callejero;
  2. Random:   inesperado o aleatorio;
  3. De origen tecnológico, como ‘hater’ (quien odia) o ‘troll’ (saboteador);
  4. Rata:   insulto usado muy frecuentemente para designar algo así como «asco de persona»;

Retuit:  yo también. Sapo: chivato en grado superlativo y dicho con bastante asco. Shippear:  juntar a dos personas que podrían hacer buena pareja. Siete veinticuatro:  sinónimo de «todo el rato» (24 horas, siete días por semana). Se usa para designar a pelmas –«es un tío sieteveinticuatro»–, pero no siempre es peyorativo.

Por ejemplo: «’En plan’ es la muletilla siete veinticuatro». Suda: primo hermano del clásico “me la suda”, pero sin la forma reflexiva. “Suda que me hayan castigado en el insti”, “suda que no quieras venir”.

See also:  Qué Aportan Las Carnes Rojas?

Tete: la palabra del momento para designar a un colega. Entre chicas, también se usa ” tata “, pero el trato preferencial, sin duda alguna, es “tíaaaaaaaaaaaaaaaa”. Tíaaaaaaaaaaaaaaa: equivale al tía de toda la vida, pero con acento agudo, con muchas ‘As’, registro grave y un punto gutural.

  1. Si no, no sirve;
  2. Tío:  palabra convertida en sufijo y que se usa compulsivamente para citar a la persona interpelada, normalmente denotando hartazgo o queja: «Mamatío, enróllate»; «papatío, no me rayes»;

Típico:   muletilla empleada para remarcar la identidad de algo. «Es la típica movida en la que…»; «es lo típico que estás un día en el parque y de repente…». To:  acortamiento de “todo”, pero usado en contextos impropios: “Ese tío está to bueno”. “Ese coche es to guapo”.

Tocho :  si piensas que equivale a mamotreto, probablemente es que naciste antes de los 2000. Tocho ya no es aquel libro, grueso como un ladrillo, que debía leerse de un día para otro, en los tiempos sin internet, para luego cumplimentar una ficha de lectura absurda.

Ahora tocho es algo grandioso, un (caduco) guai a escala superlativa. Top:  lo máximo. Va lacasito, va doraemon, va tinkiwinki: básicamente, que va borracho/a. ¿Vale?:  muletilla usada para subrayar lo que se cuenta. “Me la encontré en el parque, ¿vale? Y le pregunté si se venía conmigo, ¿vale? Y me dijo que no, ¿vale?”.

Vale. Viciarse:   si oyes a un adolescente decir «este fin de semana me he viciado», probablemente no se esté refiriendo a que ha salido de fiesta y ha vuelto calavera. Seguramente querrá decir que ha jugado a la play una suma de horas escandalosa.

Vida loka: descontrol, fiesta. Noticias relacionadas Zasca:   término transgeneracional, popularizado como acortamiento de “¡zas, en toda la boca!” que no parece dar signos de agotamiento. * los términos pueden tener variaciones por zonas geográficas e incluso por barrios.

¿Qué significa la expresion sin tener red abajo?

Dejar el pelero – Quiere decir “huir a toda velocidad para evitar un peligro o una responsabilidad”. Esta expresión se remonta al tiempo de los indígenas venezolanos: resulta que los animales salvajes, al percatarse de la presencia de los cazadores, salían corriendo dejando rastros de pelo a su paso.

¿Qué significa dar a la derecha?

En este mundo, la izquierda se define a sí misma y define a la derecha. Y no solo la define: ha conseguido convertir la palabra “derecha” en un insulto, a costa de repetirla incesantemente con ese sentido. Imaginemos que, a partir de cierto día, miles de personas repitieran la palabra “periodista” sin un calificativo adicional, pero con una intención claramente agraviante , hasta que todos los que escribimos en un diario nos avergonzáramos de nuestra actividad.

  • Ese mecanismo parece absurdo –y realmente lo es– cuando lo exhibimos en ejemplos como este, pero se trata precisamente de lo que ha ocurrido con la derecha;
  • Tanto se ha utilizado el término “derecha” en un tono despectivo que la mayoría termina respondiendo: “¡No soy de derecha!” o, con frecuencia, que “izquierda y derecha son categorías anticuadas”;

¿Realmente se trata de una clasificación anticuada? Si existe una izquierda, y respecto de sus características parece haber bastante acuerdo, no resulta irracional que un pensamiento opuesto sea denominado “derecha”. Lo que es la izquierda lo sabemos todos: una corriente política que propicia una alta intervención del gobierno –al que tuvo éxito en denominar “Estado”, a fin de darle más prestigio– y una mayor homogeneización de la sociedad en todos los órdenes, no solo el económico, con excepción de una casta política que siempre queda afuera y a salvo de ese proceso de regimentación.

  1. Sobre lo que posiblemente no exista acuerdo es acerca del motor anímico que impulsa esas ideologías, que no es otro que el resentimiento , al que la izquierda disfraza de preocupación por los pobres, solidaridad y búsqueda de una mayor igualdad;

La realidad es que esos ideales son valiosos cuando los practica cada uno individualmente a costa de sí mismo y de su propio patrimonio; no con el pellejo y el dinero ajenos. Pero la izquierda consiguió, como los sastres estafadores del rey desnudo, vestirse a sí misma de solidaria, aunque muchos de sus adherentes no se hayan desprendido jamás de una moneda en favor de un pobre.

Tanta fuerza hizo la izquierda para desprestigiar a sus oponentes que consiguió contrarrestar una tendencia muy arraigada en el lenguaje, que le asigna al lado derecho un sentido positivo. Todos sabemos lo que significa: “Lo hizo por derecha” o “lo hizo por izquierda”, en alusión a una acción ejecutada legalmente y otra llevada a cabo irregularmente, clandestinamente.

También otras expresiones populares, como: “En eso, te doy la derecha”, que en la jerga es lo mismo que decir “te doy la razón”. Y esto sin contar las imágenes bíblicas sobre los que están a la derecha y los que están a la izquierda el Día del Juicio, o costumbres protocolares milenarias que asignan, hasta hoy, el lugar de la derecha del anfitrión al invitado más importante.

  • A pesar de esa ancestral valoración del lado derecho en el lenguaje, la izquierda, ese gran aparato de marketing para el enriquecimiento personal, ha logrado identificar ese flanco de los seres humanos con un lugar oscuro;

Y no solo eso, sino que además arroja a la derecha todo aquello que no le sirve. De esto se quejó hasta Jean Arel, un nacionalista preconciliar francés que escribió con el pseudónimo de Jean Madiran, al señalar que la izquierda “representa a Hitler, demagogo socialista y revolucionario, como a un hombre de derecha” y que “echa a la derecha al exsocialista Pierre Laval y al exsocialista Mussolini”.

El hecho de que esos personajes hayan perseguido a la izquierda (y no solo a la izquierda) no los sitúa a la derecha. En todo caso, se trata de confrontaciones entre corrientes estatistas con distintas visiones del mundo, aunque no demasiado.

Existe una clara incoherencia en los parámetros que se utilizan para evaluar las posiciones en el espectro político. Si el liberalismo –en el sentido en el que lo entendemos en el mundo latino– está a la derecha del socialismo porque demanda una menor intervención del gobierno (o del “Estado”), no se comprende por qué al fascismo, que al contrario del liberalismo es estatista, se lo identifica con la “ultraderecha”.

Sobre este aspecto, la izquierda suele argumentar que coloca al fascismo en la ultraderecha por su grado de violencia, pero entonces se están comparando manzanas con naranjas. Se utilizan dos parámetros diferentes para medir las posiciones en una línea recta.

Para completar la inconsistencia , la violencia tampoco es un parámetro para distinguir izquierdas y derechas, de lo cual puede dar testimonio el conjunto de pueblos y naciones que sufrieron las confrontaciones sangrientas del siglo XX, el más brutal de la historia.

Y también los que actualmente padecen al socialismo del siglo XXI, como el pueblo venezolano, el nicaragüense y, en la serie de terror que va por su séptima temporada, el cubano. No ha bastado sin embargo ese terror para que la izquierda perdiera su inmerecido prestigio, su carta de indemnidad, el manto de olvido que cubre sus crímenes.

Hemos visto a personajes famosos relatar con satisfacción sus entrevistas con Fidel Castro ante la sonrisa complaciente de sus interlocutores, a pesar de los fusilamientos, de las torturas, de los encarcelamientos políticos, de los encierros de opositores en nichos similares a los de un cementerio durante días, con los cuales el tirano dominaba a su pueblo.

Hemos visto a asesinos o miembros de grupos terroristas como panelistas de programas de televisión. A la izquierda se le perdona todo; a la derecha, ni siquiera una palabra equivocada. Todavía se oculta a las víctimas del terrorismo guerrillero de los 70.

Tuvimos un anticipo temprano de lo que hoy conocemos como la cultura de la cancelación. Hoy ya no es posible encubrir los crímenes de un payaso asesino encaramado en el poder de Venezuela. A diferencia del pueblo cubano, cercado durante décadas, los venezolanos produjeron una diáspora y llevaron a toda América Latina la narración de sus atrocidades.

  • No hubo más remedio que levantar, tardíamente, algunas voces;
  • No cuenta la de apoyo del gobierno argentino, sin tono, afónica y ridícula, carente de entidad propia y semejante a la caricatura de un mal momento;

Pero la cultura de la cancelación está vigente. No depende de un gobierno y por eso, precisamente, se la considera una cultura. Reside en la autocensura, en la absurda vergüenza de ser identificado con lo que se denomina la derecha y, sobre todo, en la falta de convocatoria y en el silencio con el que se margina a quienes contradigan los nuevos parámetros culturales de la revolución: indigenismo, feminismo censor y virulento, lenguaje inclusivo, ataque a toda certidumbre que preserve al ser humano de la alienación.

  1. ¿Izquierdas y derechas? Puede ser;
  2. En todo caso, no hay que temer a las palabras , sobre todo si se han resistido a desaparecer;
  3. Pero mejor podríamos hablar de la cultura del resentimiento y de la cultura del esfuerzo;

Después de todo, esa confrontación está en el comienzo de la historia, en el relato de Caín y Abel, quien depositó el esfuerzo de su trabajo en su amor a Dios y a la familia, pero fue asesinado por su hermano. Miguel de Unamuno mostró, en su obra literaria, cómo el mundo moderno busca culpar a Abel.

¿Qué es que te da un amarillo?

Categorías Recursos utilizados Quizá hayáis escuchado alguna vez que, en el caso de pasarse de la raya al fumar marihuana y sufrir lo que comúnmente conocemos como “un amarillo” o “blancazo”, lo recomendable es comer algún dulce. Sin embargo, algunos de vosotros nos habéis preguntado si esto es real; si, en su defecto, es mejor comer algo salado o, en general, cuál es el protocolo que recomiendan los médicos en estos casos.

See also:  Que Carnes No Se Deben Comer En Semana Santa?

Empezamos por aclarar que la mejor forma de proceder es no consumir droga , obviamente. Para quien no sepa a lo que nos referimos cuando hablamos de estos términos, un amarillo es una es una intoxicación moderada por efecto del cannabis en tu cuerpo y tu cerebro.

Los síntomas difieren en función de la persona y su tolerancia a la droga, de la cantidad consumida y de la pureza de la sustancia. Estos van desde sudores fríos y taquicardias hasta pérdida parcial de visión y audición, desorientación y paranoia y, cuando estos comienzan a disminuir, hambre.

” No hay un tratamiento específico , lo mejor es beber mucha agua y tomar ‘medidas de confort’ que te hagan encontrarte mejor, como comer algo dulce o salir a que te dé el aire “, explican a Maldita Ciencia Guido Rodríguez de Lema y Juan Sánchez Verde, médicos y autores de Yo Doctor.

“En caso de agitación, taquicardias o vómitos muy locos, lo mejor es buscar asistencia médica “, añaden. Jaime Ribas Escalera , enfermero de urgencias, coincide: “En un caso leve, lo recomendable es tumbarse en un lugar con aire fresco hasta que el efecto de la droga disminuya”.

Añade que hay que tener en cuenta el peso del paciente, la cantidad y la concentración de cannabis que haya inhalado. “Que yo sepa, comer algo dulce no tiene una repercusión directa en la intoxicación por marihuana “, explica Rosa Piñas, enfermera de urgencias, a Maldita Ciencia.

” La marihuana no tiene ningún antagonista , es decir, si alguien la toma y le sienta mal, generalmente se tiene que aguantar y esperar a que se le pase”, continúa. Según Piñas, en estos casos solo se realiza un tratamiento sintomático. “Si el paciente viene en muy malas condiciones, le ponemos suero para obligarle a orinar.

Cuanto más orine, más se limpia el cuerpo, así que forzamos la diuresis para hacer que vaya desapareciendo “, indica Piñas. “Es cierto que, igual que hay gente a la que fumar en exceso les puede marear o hacer que se rían, a otros les da hambre… pueden comer lo que quieran, pero el dulce no les va a hacer mejorar directamente “.

“Fumar demasiada marihuana puede provocar que una persona tenga unos efectos u otros. ¿Que viene hipotenso? Se tratan temas de líquidos. ¿Que viene alterado? Se utiliza algún método tranquilizante”, explica a Maldita Ciencia Elisa Lopera, jefa de urgencias del Área Sanitaria Norte de Córdoba.

” Se tratan los síntomas que presente la persona a raíz del consumo más que la patología en sí como algo que sea siempre igual “, aclara. Según Ribas, hay excepciones en los que la situación puede complicarse y llegar a un fracaso pulmonar.

“La esencia de la recuperación sería tener a esa persona en observación, si está en urgencias se le pondría oxígeno, para que respirase bien y garantizar que esto no ocurra “, comenta. “Lo normal es que no lleguen a acudir al hospital, pero sí que se han visto casos graves”.

  1. “Lo más importante es aprender que, si algo te sienta mal, no debes hacerlo de nuevo y recordar que, al fin y al cabo, estamos hablando de consumo de drogas”, concluye Piñas;
  2. “No hay cosa que más rabia me dé que alguien que venga con una taquicardia porque ha fumado un porro me venga a decir que le ponga ‘otra droga’ para que el corazón se calme;

Tiene que ser responsable de lo que ha hecho y, en este caso, esperar a que los efectos se reduzcan “.

¿Qué quiere decir no da el ancho?

Este sitio web utiliza cookies para medir el tráfico y comprender lo que buscan los visitantes. Con su acuerdo, nosotros y nuestros socios usamos cookies o tecnologías similares para almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

  1. Puede retirar su consentimiento u oponerse al procesamiento de datos basado en intereses legítimos en cualquier momento haciendo clic en “Retirar consentimiento de uso de datos” al final de cualquier página;

Nosotros y nuestros socios hacemos el siguiente tratamiento de datos con su consentimiento y/o nuestro interés legítimo: Almacenar o acceder a información en un dispositivo, Anuncios y contenido personalizados, medición de anuncios y del contenido, información sobre el público y desarrollo de productos, Datos de localización geográfica precisa e identificación mediante las características de dispositivos..

¿Por qué los jóvenes dicen bro?

Es un modismo, hace referencia a ‘brother’ (hermano). ‘¿Cómo andas bro?’.

¿Qué significa traer la plaza en el canasto?

Una frase hecha o dicho es una frase o expresión que tiene forma fija,  tiene sentido figurado y es de uso común por la mayoría de hablantes de una comunidad lingüística. Se usa en todos los niveles sociales y culturales y, por su morfología, no se considera refrán. Lista creada por donleches

  • A la tercera va la vencida Con esta locución proverbial se quiere dar a entender que a la tercera tentativa se suele alcanzar el fin deseado. El origen del dicho no está muy claro. Para algunos expertos, se encuentra en el derecho penal de los siglos XVI y XVII, en que se imponía la pena de muerte al ter furtum, o sea, al tercer hurto. Sin embargo, el maestro Correas apunta que esta frase proverbial se ha tomado de “la lucha (cuerpo a cuerpo) que va a 3 caídas, y de la sortija y justa, que va a 3 carreras o lanzas el premio”.
  • Estar en Babia Babia es una apartada comarca leonesa que linda con Asturias. Regada por un afluente del río Luna, Babia era un lugar de descanso preferido por los Reyes de León, en la baja Edad Media. Con cierta frecuencia, el monarca, harto de los asuntos de palacio y las intrigas de los nobles, empeñados en instaurar un régimen feudal semejante al de Europa septentrional, se apartaba a este lugar paradisíaco y alejado de los campos de batalla.
    • Seguro que todos las hemos usado alguna vez;
    • Una tercera hipótesis es defendida por el padre Esteban de Terrenos en su Diccionario;
    • Dice así: “En la milicia romana había los soldados llamados pilati o velites, armados a la ligera, y eran los del ínfimo pueblo y los bisoños, y éstos iban en la fila primera; en la segunda iban los que llamaban piqueros, bastati, y excedían en valor y mérito a los primeros; y en la tercera fila iban los que llamaban triarios, y eran los más valerosos, veteranos, y que sostenían a las dos filas precedentes, y de aquí vino el adagio de decir cuando se echaba el último esfuerzo: Ad triarios ventum est, que en castellano decimos: A las tres va la vencida o se echa el resto”;

    Estas ausencias reales motivaban a menudo la inquietud de los vasallos, a quienes, cuando preguntaban por su señor, se les respondía evasivamente que el rey estaba en Babia. La expresión se hizo proverbial y pasó a la lengua común para describir a quien está distraído y ajeno a la realidad.

  • ¡Viva la Pepa! Con el paso del tiempo, esta expresión popular ha cambiado de significado. Actualmente se le ha dado un sentido de desenfado y jolgorio, y se aplica a quienes tienen un carácter despreocupado. Sin embargo, hasta hace relativamente poco tiempo, la expresión ¡Viva la Pepa! era un grito subversivo empleado durante muchos periodos políticos.

    Como curiosidad, Babia era un lugar famoso por sus caballos pequeños y robustos. Se cuenta que el caballo del Cid Campeador procedía de este lugar. De ahí su nombre, Babieca. La frase venía a sustituir a esta otra: ¡Viva la Constitución de Cádiz! Ésta era conocida cariñosamente como la Pepa, porque fue jurada y promulgada el día de San José, el 19 de marzo de 1812.

    Dos años más tarde, el rey Fernando VII, tras su regreso a España, abolió la Constitución de Cádiz y se prohibieron los gritos a su favor. Es por ello por lo que los españoles que se oponían al absolutismo se referían a ella en clave: ¡Viva la Pepa!

  • Las paredes oyen Esta expresión proverbial nació en Francia y procede de la persecución contra los hugonotes que culminó con la matanza de la noche de San Bartolomé, el 24 de agosto de 1572. Cuentan los cronistas que la reina Catalina de Médicis (1519-1589), esposa de Enrique II, rey de Francia, era muy desconfiada y persecutora implacable de los hugonotes. Para poder escuchar mejor a las personas de las que más sospechaba, mandó practicar una red de taladros, hábilmente disimulados entre las molduras, en las paredes y techos del Palacio Real.
  • Ser más feo que Picio Para ponderar la fealdad de alguien se dice que es más feo que Picio, supuesto personaje a quien de feo que era, le dieron la unción con caña, por lo asustado que estaba el párroco. El autor José María Sbarbi asegura haber hablado con personas que conocieron a Picio, un zapatero de principios de siglo que vivió en el pueblo granadino de Alhendín. Se dice que este hombre fue condenado a muerte, pero que hallándose en capilla recibió el indulto.

    Este sistema de espionaje dio origen a la frase las paredes oyen, a la que recurrimos para advertir la prudencia y precaución con que debemos decir lo que puede comprometernos o involucrar a otras personas.

    La impresión de la noticia le produjo la pérdida total del pelo, aparte de una serie de increíbles deformaciones en el rostro que le hicieron pasar a la leyenda española como símbolo de la fealdad física.

  • La ocasión la pintan calva Los romanos adoraban a una diosa llamada Ocasión, a la que representaban como una mujer bellísima puesta de puntillas sobre una rueda y con alas en los pies o en la espalda, para indicar que las cosas buenas pasan rápidamente. Ocasión llevaba la parte delantera de la cabeza cubierta por una hermosa cabellera, pero estaba totalmente calva por detrás. De este modo, se daba a entender que una vez que ha pasado la ocasión es del todo imposible recuperarla o asirla, y que, por consiguiente, no se debe dudar un instante en aprovechar una oportunidad o coyuntura.
  • Pasar la noche en blanco Cuando una persona es incapaz de conciliar el sueño por un dolor, una preocupación u otro motivo, se dice que ha pasado la noche en blanco. El origen de este modismo está relacionado con la noche que ritualmente solían pasar sin pegar ojo aquellos que durante el medievo, querían formar parte de ciertas órdenes de caballería. La noche antes de ser armados caballeros, los aspirantes hacían la velada de las armas que les honrarían como tales, llevando como atuendo una túnica u otra vestidura blanca que simbolizara la pureza espiritual. ​
  • Tirar la casa por la ventana Se dice que alguien tira la casa por la ventana cuando de repente comienza a efectuar gastos superiores a los que acostumbraba. Tan contundente expresión nace da la costumbre que existía en el siglo pasado de tirar literalmente por la ventana los enseres del hogar cuando a alguien le tocaba la Lotería Nacional en España. Ésta nació (en España) bajo el reinado de Carlos III, quien la instauró por Orden de 30 de septiembre de 1763.
    • El color blanco de las ropas y lo largo que se hacía la espera hasta el amanecer dio origen al dicho pasar la noche en blanco;
    • Las primeras oficinas abrieron sus puertas al público en una casa de la plazuela de San Idelfonso, en Madrid;

    La estructura actual en décimos y sorteos periódicos fue instaurada en 1812 por las Cortes de Cádiz.

  • Echarle a uno el muerto La expresión echar el muerto y sus variantes echar el muerto a casa, a puerta ajena o al vecino, se utilizan comúnmente para imputar a un tercero la culpa de lo que no ha hecho. Al parecer, el origen de la expresión se remonta a la Edad Media. Según las leyendas medievales, cuando dentro del término de un pueblo aparecía el cadáver de una persona muerta de forma violenta y no se llegaba a esclarecer quién había cometido el asesinato, los habitantes de dicho municipio estaban obligados a pagar una multa.

    Para evitar saldar la sanción, que se conoce como homicisium, los vecinos aguzaban el ingenio hasta límites insospechados. Uno de los recursos más utilizados era no airear el hallazgo, meter el cadáver o cadáveres en sacos y, en la oscuridad de la noche, arrojarlos en el término de otro pueblo próximo.

    Echar el muerto a otro pueblo vecino equivalía, pues, a cargarle con la responsabilidad de un crimen y con la multa correspondiente, salvo que se entregara o se capturara al asesino.

  • Sambenito Popularmente, este vocablo se asocia a la frase proverbial “echarle a uno el sambenito”, que se emplea cuando queremos difamar o desacreditar a alguien. El sambenito era la insignia de la Santa Inquisición que se ponía sobre el pecho y espalda del penitente reconciliado, a modo de capotillo amarillo con una cruz roja en forma de aspa. Este vocablo proviene de saco bendito, que era a su vez una costumbre primitiva de la iglesia católica.
  • Poner la mano en el fuego La procedencia de este dicho, que se utiliza para manifestar el respaldo total a alguien o algo, se remonta a la época en la que se practicaba el llamado juicio de Dios. También conocida como Ordalía, ésta era una institución jurídica que dictaminaba, atendiendo a supuestos mandatos divinos, la inocencia o culpabilidad de una persona o una cosa -un libro, una obra de arte- acusadas de quebrantar las normas establecidas o cometer un pecado.

    Los que hacían penitencias públicas se vestían de unos sacos o cilicios bendecidos por un obispo o sacerdote. Con estos atuendos, los penitentes se colocaban en las puertas de las iglesias hasta que eran perdonados por sus culpas y admitidos por los demás fieles.

    Esta costumbre pagana, que fue común entre los germanos y otros pueblos antiguos, se ejecutaba de formas muy diversas. No obstante, casi todas consistían en pruebas de fuego. Ante el tribunal, el acusado debía sujetar hierros candentes o introducir las manos en la lumbre o en una hoguera.

  • A buenas horas, mangas verdes Durante el mandato de los Reyes Católicos se crearon los Cuerpos de la Santa Hermandad, tras su aprobación en las Cortes de Madrigal, en 1476. El cuerpo fue constituido para prestar auxilio en cualquier tipo de emergencias. Sus miembros vestían un uniforme con coleto -vestidura de piel que cubre el cuerpo hasta la cintura- y bocamangas de color verde. Relatan los cronistas de los siglos XVI y XVII que este cuerpo se ganó a pulso la fama de impuntualidad.

    Si la persona salía de la prueba indemne o con pocas quemaduras significaba que Dios la consideraba inocente y, por tanto, no tenía que recibir ningún castigo. Generalmente, cuando llegaban al lugar requerido para prestar el auxilio ya se habían cometido los desmanes y siniestros.

    Y a veces tardaban tanto que los vecinos del pueblo habían resuelto el problema. De hay que cuando se personaban en el lugar de los hechos, la gente les reprochaba diciendo: ¡A buenas horas, mangas verdes! La frase ha quedado para expresar en sentido peyorativo la demora y llegada tardía de un auxilio, así como para significar que los méritos no llegan en el momento oportuno.

  • Poner pies en polvorosa Existen diferentes versiones que explican el origen de este dicho, que significa huir o escapar con precipitación. Para algunos autores, la frase proviene de la nube de polvo o polvareda que se formaba en los antiguos caminos de tierra cuando alguien transitaba por ellos muy deprisa. Otros, sin embargo, fundan el dicho en el lenguaje de germanía o modo de hablar de los gitanos y rufianes, en cuya jerga la palabra polvorosa significa calle.

    Pero existe otra versión más simpática que se apoya en el siguiente hecho histórico: preocupado por el avance musulmán, Alfonso III, el Magno, acudió con sus tropas a defender su territorio de los sarracenos.

    La batalla se libró cerca del río Órbigo, en los campos de Polvorosa, en Palencia. Las tropas del rey vencieron al enemigo, pero eso sí, ayudadas por un oportuno eclipse de luna, que atemorizó y desconcertó a los moros.

  • Tener muchos humos Hoy en día, este modismo se utiliza para designar a las personas que se comportan con altivez, vanidad, presunción o engreimiento desmesurados. También se emplea como reproche hacia quienes aparentan un nivel social o económico que en realidad no les corresponde. En tales casos se suele recurrir a algunas de estas frases: ¡Vaya humos que se gasta! Y ¡Se le han subido los humos a la cabeza! Parece ser que el origen de la expresión proviene de una costumbre bastante común entre las familias distinguidas de la antigua Roma, como atestigua Joaquín Bastús en su obra La sabiduría de las naciones (1862).
    1. Las familias solían colocar en el atrio de la casa los retratos o bustos tallados en piedra de sus antepasados: padres, abuelos, bisabuelos, hermanos, tíos;
    2. Con el paso del tiempo, las imágenes más antiguas iban adquiriendo un color oscuro por efecto del polvo, los humos y la contaminación;

    De este modo, los atrios con más imágenes renegridas o con más humos simbolizaban un mayor poderío familiar y un cierto tono aristocrático del que se alardeaba con frecuencia.

  • Historias rocambolescas Viene a cuento hablar de este tipo de historias para catalogar una serie de hechos o circunstancias que resultan extraordinarios, exagerados o inverosímiles. Su origen está en el personaje novelesco Rocambole, protagonista de una serie de novelas escritas por Ponson du Terrail entre los años 1859 y 1867. Las fascinantes e inverosímiles aventuras vividas por Rocambole contribuyeron a darle gran popularidad como la personificación del hombre cuya existencia se desenvuelve entre intrigas y peripecias difíciles de creer.

Conforme a los criterios de .

¿Qué significa ir cabeza a cabeza?

de cabeza col. · Estar muy ocupado o tener muchas preocupaciones: Son pocos en el trabajo y andan siempre de cabeza.

¿Qué significa subir para arriba?

Aunque suene redundante, el Instituto Cervantes explica que la expresión no es equivocada. “Estas expresiones: subir para arriba, bajar para abajo, entrar dentro, salir fuera, son admisibles en el uso oral y coloquial de la lengua”, publica la RAE. – Es correcto decir que alguien ‘sube para arriba’ o ‘baja para abajo’.

Lo dice el libro de las 500 dudas más frecuentes del español, editado por el Instituto Cervantes, y lo confirma la Real Academia Española, que hace unos días se lo explicó a un usuario de Twitter que le envió una de las más de 500 preguntas diarias sobre la lengua que atienden a través de esa red social bajo.

Sucede que el castellano es un idioma complejo que esconde secretos incluso para las personas que son hablantes nativas. Pasa con frases que se dan por equivocadas y son correctas. Aunque suene redundante, el Instituto Cervantes explica que la expresión no es equivocada.

¿Qué tipo de palabra es metida?

CATEGORIA GRAMATICAL DE METIDA – Metida es un sustantivo. El nombre o sustantivo es aquel tipo de palabras cuyo significado determina la realidad. Los sustantivos nombran todas las cosas: personas, objetos, sensaciones, sentimientos, etc.

¿Qué es metidas?

Checking if the site connection is secure – dle. rae. es needs to review the security of your connection before proceeding..

¿Qué significa estar metido?

adj. Abundante en ciertas cosas.

¿Cómo es una persona metida?

metido, a. adj. Que es abundante en cierta cosa es joven y guapa aunque metida en carnes; su tío está ya metido en años.