Carnes Que Producen Cancer?

Carnes Que Producen Cancer

Carnes Que Producen Cancer Getty Images El Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) anunció que las carnes procesadas y las carnes rojas pueden causan cáncer. Me encanta la carne roja, aunque debo confesar que por la sospecha de que cause  enfermedades cardiovasculares  y  cáncer , en los últimos 10 a 15 años, he dejado de consumirla con la frecuencia con la que lo hacía en mi juventud. Solo durante mis ocasionales viajes a la ciudad de Buenos Aires como carne en mayor cantidad.

A pesar de esas sospechas, me ha caído por sorpresa el reciente y  drástico anuncio  del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) de que las carnes procesadas causan cáncer y las carnes rojas también podrían causar la enfermedad.

La IARC es la oficina de análisis estadísticos de la  Organización Mundial de la Salud  y fue la misma agencia que en el 2011, nos dijo que los teléfonos celulares podrían causar cáncer en el cerebro. De acuerdo a su potencial de causar cáncer, la IARC clasifica sustancias químicas y aparatos en cuatro grupos.

  1. El grupo 1 está compuesto por las sustancias que  causan  cáncer (cigarrillos, asbestos), el grupo 2 está subdividido en el 2A, que dice que una sustancia  probablemente causa  cáncer, y el 2B, que dice que  posiblemente causa  la enfermedad (la diferencia entre probable y posible depende de las evidencias de experimentos animales y humanos);

El grupo 3 dice que están en  pleno estudio  y el grupo 4, dice que  no hay evidencia. De acuerdo al informe, 22 científicos de 10 países se reunieron durante más de un año para analizar más de 800 estudios que examinaron la relación entre el consumo de carnes rojas y el cáncer y 400 estudios que relacionaron el consumo de carnes procesadas y el cáncer.

Los expertos concluyen que las carnes procesadas (perros calientes, salchichas, mortadelas, chorizos y otras carnes preservadas) pertenecen al grupo 1 (que causan cáncer) y las carnes rojas (músculos de res, ternera, cordero, carnero, cerdo, caballo) al grupo 2A (probable causa de cáncer).

Según los expertos, las carnes procesadas que pueden contener carne de res, cerdo, ternera y vísceras y que se conservan gracias a la sal, la curación y el ahumado, contienen diversas sustancias químicas que causan cáncer. Por otro lado, ambas, las carnes procesadas y las carnes rojas pueden formar sustancias cancerígenas dependiendo de su modo de preparación (parrillas, plancha, frituras).

Los tipos de cáncer asociados al consumo de carnes rojas son el del colon, páncreas y  próstata , mientras que el consumo de carnes procesadas está asociado al  cáncer del colon  y del estómago. ¿Qué hacer ante esta noticia? La respuesta a esa pregunta la da el mismo estudio: los investigadores concluyen que el riesgo de padecer cáncer de colón aumentaría en 18% en aquellas personas que consumen más de 1.

8 onzas (50 gramos) de carnes procesadas diariamente y en un 17% en aquellas que consumen más de 3. 5 onzas (100 gramos) de carnes rojas diariamente. La palabra clave de esas frases es  diariamente , porque para tener ese mayor riesgo de sufrir cáncer, es necesario consumir esa cantidad de carne  todos los días.

Obviamente, aquellas personas que consumen esporádicamente esos productos tienen, proporcionalmente hablando, menor posibilidad de desarrollar la enfermedad. Eso se basa en el concepto de que para causar cáncer, son importantes tanto la dosis o cantidad del producto, como el tiempo de exposición a este.

De tal modo que seguiré haciendo lo mismo que he estado haciendo hasta ahora, es decir, comer carne roja una o dos veces al mes y con respecto a las carnes procesadas seré un poco más drástico, trataré de evitarlas y consumirlas muy de vez en cuando, en ocasiones muy especiales. Toda esta discusión nos lleva a recordar las recomendaciones básicas para luchar contra el cáncer:

  • Alimentarse saludablemente. Eso significa consumir porciones pequeñas, preferir los alimentos vegetales y, de acuerdo al informe de hoy, ser muy mesurados con las carnes rojas y evitar las carnes procesadas. Las carnes rojas pueden reemplazarse con aves y pescados o con proteínas vegetales como la quinua, la soya y el amaranto.
  • Hacer 30 minutos de actividad física diaria. La actividad física aunada a una alimentación saludable harán que logremos y mantengamos un peso saludable, ecuación asociada a la prevención de cáncer del colon, de las mamas, de la próstata, del páncreas y del endometrio.
  • No fumar cigarrillos. Este es un verdadero enemigo de la humanidad. Si las carnes rojas consumidas diariamente elevan el riesgo de cáncer del colon en un 17%, el consumo diario de cigarrillos eleva el riesgo de cáncer del pulmón hasta en un 2,000%.
  • No abusar del alcohol. El alcohol está asociado al cáncer de la boca, garganta, esófago, hígado, páncreas y mamas. El varón no debe consumir más de dos tragos al día y la mujer, no más de uno.
  • Visitar periódicamente al médico para buscar consejería de prevención y hacerse pruebas de diagnóstico precoz del cáncer como el Papanicolaou, la mamografía, la sangre oculta en las heces y las colonoscopias.
  • No abusar de los rayos solares, especialmente por tiempos prolongados y entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde.
  • Saber si se sufre de hepatitis crónica de tipo B o C. Ese tipo de infecciones están asociadas al cáncer del hígado.
  • No descuidar los síntomas de las gastritis, saber si se tiene la bacteria  Helicobacter pylori  y erradicarla con antibióticos si se está infectado. La infección crónica por la bacteria está asociada al cáncer del estómago, el tipo más frecuente de cáncer en los países andinos de América del Sur.

En mi opinión, el mensaje más importante del reciente informe de la IARC, sobre la relación entre las carnes rojas y el cáncer es que la moderación sigue siendo el aspecto más valioso de nuestro comportamiento..

¿Qué daño produce la carne roja?

Un excesivo consumo de carnes rojas se ha asociado tradicionalmente con el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, aumento del colesterol total, gota y ciertos tipos de cáncer 6, 7.

¿Qué aumenta los tumores?

¿Qué causa las mutaciones genéticas? – Las mutaciones genéticas pueden ocurrir por diversas razones, por ejemplo, las siguientes:

  • Mutaciones genéticas de nacimiento. Es posible que nazcas con una mutación genética que heredas de tus padres. Este tipo de mutación representa un pequeño porcentaje de casos de cáncer.
  • Mutaciones genéticas que ocurren después del nacimiento. La mayoría de las mutaciones genéticas ocurren después del nacimiento y no son hereditarias. Existen diversos factores que pueden ocasionar las mutaciones genéticas, entre ellos, fumar, la radiación, los virus, las sustancias químicas que producen cáncer (agentes cancerígenos), la obesidad, las hormonas, la inflamación crónica y la falta de ejercicio.

Las mutaciones genéticas ocurren con frecuencia durante el desarrollo normal de las células. Sin embargo, las células contienen un mecanismo que reconoce cuando ocurre un error y lo repara. Ocasionalmente, se pasa por alto un error. Esto podría ocasionar que una célula se convierta en cancerosa.

¿Qué pasa si uno come mucho pollo?

¿Por qué evitar comer pollo todos los días? – El excesivo consumo de carne blanca, es decir, el pavo, conejo, cordero y pollo, puede generar un aumento de los niveles del colesterol «malo» (LDL) de nuestro cuerpo. Las grasas insaturadas que contiene el pollo son propicias a aumentar las partículas de LDL.

El exceso de proteína con el que cuenta hace que tu cuerpo lo termine por almacenar como grasa innecesaria. Esto conllevaría que tu peso se viera aumentado y por lo tanto, el riesgo de lípidos de la sangre también se incrementase.

Además, comer demasiado de esta carne puede contribuir al riesgo de contraer enfermedades cardiacas por lo señalado anteriormente. No es ninguna sorpresa, pues comer una porción de pollo todos los días aumenta los problemas cardiovasculares. De la misma manera que con abusar del consumo de pollo hay mayor probabilidad de que te pueda dar una intoxicación alimentaria , pues si el pollo no está del todo cocinado, es posible que esté expuesta a la salmonella o al campylobacter.

¿Cuál es la carne roja más saludable?

La carne roja y el cáncer

Carne de vacuno, apreciada por su sabor – Las partes magras de la carne de ternera aportan alrededor de un 6% de grasa, si bien es importante elegir los cortes más saludables. En la carne de res son el bistec de pierna, el filete, el lomo y la falda. En cuanto a la ternera y al buey las zonas magras son el solomillo, el vacío, la culata, el lomo bajo y el lomo alto.

Además de aportar proteínas de alto valor biológico, son una buena fuente de vitamina B12, hierro, magnesio, potasio, fósforo y zinc. A la hora de elegir es preferible optar por la ternera, que tiene menor cantidad de grasa.

Al ser una carne roja, su consumo debe ser ocasional, no superior a dos raciones a la semana, pues un consumo excesivo de este tipo de carne puede ser perjudicial para la salud cardiovascular. Al congelar la carne lo ideal es hacerlo de manera que se vaya a congelar y descongelar más rápidamente, es decir, es más adecuado hacerlo en trozos pequeños o finos que en bloques.

Además, es aconsejable que esté envuelta en algún material que la proteja de contaminaciones y evite el contacto directo con el aire frío, como bolsas de congelación, papel film o envases de cristal tipo fiambrera.

Además antes de congelar se aconseja quitar la grasa previamente ya que esta puede enranciar el producto.

See also:  Que Diferencia Hay Entre Carnes Rojas Y Blancas?

¿Qué alimentos matan el cáncer?

¿Cuáles son?  – • Pescados grasos: por el contenido de Omega 3. Se recomienda el consumo de 300 gr. de pescados grasos por semana para poder obtener la cantidad recomendada de Omega 3. • Vegetales de hojas verdes oscuras: por ser ricas en folatos que protegen el ADN -su cambio (mutación) puede ser el punto de partida del cáncer- y de carotenoides, poderosos antioxidantes que controlan el crecimiento celular.

Algunos de ellos son: lechuga en todas sus variedades, rúcula, espinaca, hojas de remolacha, acelga, entre otras. • Uvas: en especial las rojas, por la presencia de resveretrol, fitonutriente con propiedades antiinflamatorias y antioxidantes que pueden ayudar a prevenir el crecimiento de las células cancerígenas.

• Frutos rojos: arándanos, frambuesas, grosellas, por el contenido de compuestos antioxidantes como polifenoles que reducen y reparan el daño a las células, además de ser ricas en vitamina C. • Tomates: por su contenido en licopeno, antioxidante que protege contra el daño celular y puede ayudar a detener el crecimiento de aquellas células que no están creciendo correctamente.

Los tomates cocidos contienen más licopeno que los frescos. • Coles: como repollo, brócoli, coliflor y repollitos de Bruselas. Contienen sustancias que protegen del cáncer como los glucosinolatos e índoles, además de sulfurafano, sustancia que colabora con la eliminación de los carcinógenos e inhibición del crecimiento de células cancerígenas.

• Ajo: contiene antioxidantes que intervendrían en varios pasos del proceso del cáncer. • Té verde: tanto el té negro como el verde contienen compuestos activos, incluyendo los flavonoides y los polifenoles, ambos potentes antioxidantes. Las catequinas, ubicadas dentro de los flavonoides, presentan propiedades anticancerígenas.

El té es la mayor fuente de dicho fitonutriente (el té verde es tres veces más rico en este nutriente que el té negro). • Semillas de lino: estas pequeñas semillas contienen lignanos, antioxidantes que favorecen la eliminación de los carcinógenos, además de Omega 3, que reducen la inflamación y favorecen el sistema inmune.

• Legumbres: como lentejas, arvejas, garbanzos y porotos ya que contienen fitonutrientes naturales donde se incluyen las saponinas y ácido fítico que estudios de laboratorio sugieren que pueden ayudar a prevenir la reproducción de células cancerígenas. .

¿Qué alimenta el cáncer?

Alimentos para combatir un tumor maligno – Qué comer cuando se padece cáncer es una de las grandes preguntas que se hace una persona después de su diagnóstico. Hay muchas teorías sobre los alimentos para combatir el cáncer y dietas anticancerígenas. Una de las que se ha propagado más es la de realizar una dieta cetogénica , es decir, sin azúcares o hidratos de carbono.

Las células del cuerpo se alimentan de glucosa, es decir, una molécula simple de azúcar. Las células tumorales crecen y se reproducen rápidamente con lo que se pretende cortarles su alimento principal, el azúcar.

¿Comemos para alimentar al tumor o a la persona? El problema de este tipo de dietas es que afecta negativamente a todas las células del organismo provocando un estado de malnutrición y pudiendo menguar la masa muscular del cuerpo. Esta situación debilita físicamente a la persona que tendrá más dificultad a la hora de afrontar la enfermedad y los tratamientos.

  1. No solamente no está demostrada su eficacia sino que estudios recientes han demostrado que ciertos tipos de células tumorales mamarias podrían alimentarse a partir de grasa;
  2. Igual que la dieta cetogénica hay muchas otras dietas anticáncer de moda para prevenir o curar el cáncer y muchos mitos alrededor de la alimentación adecuada para esta enfermedad;

La fundación Alicia juntamente con el Instituto Catalán de Oncología ha elaborado 3 documentos sobre qué comer durante el tratamiento del cáncer. Puedes descargarlos a continuación: Una de las características más comunes de los enfermos oncológicos es la caquexia cancerosa o extrema delgadez.

Uno de los principales objetivos del tratamiento nutricional es mantener a la persona bien alimentada y con un buen estado físico. La obesidad puede esconder y dificultar la detección de la caquexia cancerosa y estados de desnutrición.

Además, el cálculo de la dosis de quimioterapia que necesita el paciente tiene en cuenta el peso de la persona, esto significa que la obesidad puede conllevar a errores de cálculo que aumenten la toxicidad del tratamiento. Ya en el 1914 el premio nobel Francis Peyton Rous evidenció en animales con tumores implantados que los que habían sido sobrealimentados tenían un crecimiento más rápido del tumor.

  1. Por lo tanto, si el enfermo tiene sobrepeso u obesidad corregir sus hábitos alimentarios y el exceso de peso corporal será fundamental en su tratamiento;
  2. No olvides que cuidarse cuando se padece una enfermedad oncológica no solamente implica comer bien;

La actividad física en mujeres con cáncer de mama se asocia a una reducción del 34% de la mortalidad y una reducción del 24% de que se vuelva a desarrollar el tumor.

¿Cuáles son los 9 alimentos que producen cáncer?

¿Qué parte del pollo no se debe comer?

“Yo solo limito la carne roja y los pescados con altas cantidades de mercurio , pero no el pollo” – Guadalupe Blay Además, la piel no es lo único que determina el aporte calórico de la pieza. El tipo de vida que haya tenido el animal durante su cría también debe consultarse a la hora de comprarlo.

  1. Los pollos más grasos tienden a moverse poco y se alimentan con piensos;
  2. En cambio, si elegimos uno criado en libertad y alimentado con cereales seguramente sea menos calórico;
  3. ¿Es incompatible entonces el consumo de pollo con piel con una dieta sana y equilibrada ? La experta en nutrición Guadalupe Blay lo tiene claro;

“Yo solo limito la carne roja y los pescados con altas cantidades de mercurio , pero no el pollo. Siempre está bien variar nuestra dieta con otro tipo de carnes blancas como el cerdo, pero si no lo hacemos nuestra salud tampoco se verá perjudicada”, señala. La piel del pollo también se teme por ser la parte del animal que está más en contacto con las bacterias La piel del pollo no solo se critica por sus calorías, sino también por la cantidad de microorganismos con los que está en contacto. Se trata de la parte del animal que más bacterias acumula –entre otras puede presentar salmonella , listeria o campylobacter. Antes de que su carne llegue a los mercados y las tiendas debe recorrer distintos espacios , tales como los contenedores de transporte, la desplumadora o el matadero, lo que multiplica las posibilidades de contaminación bacteriana.

¿Qué es más sano carne o pollo?

Nutrición – Siendo ambas una importante fuente de proteínas alrededor del mundo, es lógico querer comparar sus diferentes valores nutricionales y qué aportan a nuestra dieta. Veamos el porcentaje de proteínas, grasas, nutrientes y más que puedes encontrar en estos dos tipos de carnes:

  • Vitaminas:

El pollo aporta principalmente vitaminas del complejo B, como la Niacina, vitamina B1, B5 y la vitamina B3. ¿Cómo nos beneficia? Estas vitaminas son fundamentales para poder metabolizar grasas y azúcares en nuestro cuerpo, lo que se traduce en células saludables. Pero las ventajas del pollo no terminan allí, ya que también contiene minerales, entre ellos:

  • Magnesio
  • Potasio
  • Fósforo
  • Zinc

En cuanto a la carne de res , lo que más se encuentra en su composición es la vitamina B12, además de vitamina D. También aporta minerales como el hierro, con un porcentaje de 2-4mg por cada 100 gramos, zinc. Diariamente, necesitamos 10mg de hierro al día, así que comer 100 gramos de carne de res proporcionaría más del 20% de los requerimientos diarios. Sobre los valores nutricionales, el pollo sin dudas es un ganador.

  • Proteínas:

El pollo es conocido por sus proteínas de alta calidad, por algo, es la fuente preferida de atletas. Contiene los 9 aminoácidos esenciales para el organismo y un alto porcentaje de creatina, una sustancia que ayuda a producir masa muscular mucho más rápido. La carne de res, por otro lado: Tiene proteínas de alto valor biológico, además de aminoácidos esenciales.

  • Grasas:

El porcentaje de grasas encontrado en el pollo es mucho menor en comparación con la carne roja. Aunque ten en cuenta que también dependerá del corte elegido. La carne de res, puede llegar a tener hasta un 20% de grasas saturadas en su composición, lo que podría estar ligar a aumento de colesterol en sangre. Lo mejor siempre es elegir la ternera magra , en porcentaje, por cada 100 gramos de carne, se encuentran 5.

El problema con las proteínas de ternera , es que su nivel proteico es absorbido en un menor porcentaje que el pollo. En cuanto al porcentaje de proteínas, ambos tipos de carne aportan un valor similar, cerca de los 20 gramos por cada 100 gramos consumidos.

4 gramos de grasas, en comparación con el pollo -incluso la pechuga- con valores que están cerca de 6. 2 para la pechuga y 9. 6 gramos para las demás piezas. Con el pollo, tenemos la ventaja de que la mayoría de la grasa se encuentra en la piel, algo que solemos quitar al momento de prepararlo.

  • Versatilidad:
See also:  Cómo Encender Una Parrilla?

El pollo suele ser mucho más versátil, esto porque de un pollo completo, podemos sacar diferentes piezas para preparaciones como: guisos, caldos, sopas, preparaciones al horno, a la brasa. Por otro lado, la carne, dependerá del tipo de corte elegido, si tenemos carne picada , podrás hacer hamburguesas o una bolognesa, pero no una carne asada. También, los precios del pollo son menores a los de la carne , así que resulta mucho más versátil elegirlo sobre la res.

  • Niveles de energía:

La carne, tanto de pollo como de res, es una excelente fuente de energía, por su cantidad de proteínas y aminoácidos esenciales. Comparándolas, el pollo ofrece una energía más rápida, al estar compuesto de fibras de contracción rápida, a diferencia de la res que supone una absorción más lenta por lo que es ideal para actividades de resistencia.

¿Qué pasa si como pechuga de pollo todos los días?

Rica en vitaminas y minerales, el pollo es bajo en colesterol, excepto si se ingiere la piel que tiene un alto contenido en grasas. Asimismo, es una fuente de proteínas que contribuye en el crecimiento, por lo que se consolida como un alimento imprescindible para las dietas infantiles.

¿Cuál es la carne más limpia?

Aunque la carne no debe ser el elemento principal de nuestra dieta, su consumo tiene enormes beneficios. Dejando a un lado las consideraciones éticas de su ingesta, la carne constituye una importante fuente de proteínas, vitamina B12, hierro, potasio, fósforo y zinc, que veganos y vegetarianos suelen echar en falta.

Pero no todas las carnes son iguales. Los consumidores solemos distinguir dos tipos básicos de carne, la “blanca” y la “roja”. Elcolor viene determinado por el nivel de mioglobina presente en cada animal, una proteína que contiene hierro y cuya presencia es más elevada en las carnes “rojas”.

Las carnes blancas suelen ser las de ave, y las rojas las de mamífero. Pero no siempre es así. Por ejemplo, el conejo es un mamífero y su carne es blanca (y de lo más saludable). Pero ¿qué carnes son las más beneficiosas? En general, los nutricionistas recomiendan priorizar el consumo de carnes magras, que tienen menos grasa : es decir, mejor pollo, conejo o pavo, que ternera, cordero ocerdo. Canguro Aunque el consumo de canguro está muy extendido en Australia, en España no deja de ser una delicatessen que sólo se puede encontrar en las secciones gourmet de algunos supermercados. Pese a esto, hay granjas españolas que han empezado a explotar su carne , que se puede encontrar fresca sobre todo en invierno. Si obviamos su precio todo son ventajas: se trata de la carne roja más magra y con mayor contenido proteico , su contenido en grasa es similar a la de pavo (en torno al 1%), tiene más hierro que el pollo o la ternera, es baja en colesterol y contiene ácidos grasos omega-3 (los mismosque losdel pescado).

  1. Ahora bien, ninguna delas carnes convencionales es lamás saludableque podemos tomar (aunque constituyan la práctica totalidad de nuestra ingesta);
  2. Hay diversas carnes exóticas que tienen mayores beneficios, ycuyoconsumodeberíamos empezar a considerar;

Además de los beneficios para la salud, elcanguro se postula como la carne del futuro por ser la alternativa más respetuosa conel medio ambiente , ya que es la que produce menos gases de efecto invernadero. Esto se debe a que al no ser una especie rumiante, el canguro apenas genera metano en su intestino. Caimán La carne de caimán, que normalmente proviene del yacaré (una especie de caimán presente en zonas de Bolivia, Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay), se caracteriza por su bajo contenido en grasas, y su alto aporte en minerales y vitaminas. Hasta hace poco tiempo su carne sólo era consumida por los indígenas de la zona, pero cada vez existen más explotaciones comerciales de su carne. Se trata de una de las carnes con mayor aporte de ácidos grasos omega-3, que se encuentra en cantidad similar al pescado. Avestruz Las granjas de carne de avestruz comenzaron a proliferar en España,sobre todo en Andalucia, a partir de la crisis de las vacas locas. Se trata de una de las carnes más saludables que podemos adquirir. Su aspecto es similar a la de la carne de vacuno, pero su contenido en grasa es muchísimo menor: mientras la carne de ternera magra tiene un 10% de grasa, la de avestruz tiene sólo un 2%, menos incluso que la pechuga de pollo.

A la hora de cocinarla, es importante tener en cuenta que la carne de canguro se echa a perder si se hace demasiado , pues pierde mucho sabor. Por eso es tan habitual prepararla como carpaccio. Como se trata de una carne de ave, tiene un mayor contenido en ácidos grasos polisaturados que el cerdo, el cordero o la ternera, además proporciona más cantidad de vitaminas del grupo B, que son esenciales para el funcionamiento del cerebro.

El avestruz se puede adquirir de muchas formas: en solomillo, filetes, hamburguesas… Incluso se puede adquirir el cuello, que se prepara de forma similar al rabo de toro. Caballo En nuestro país el consumo de carne de caballo estaba bastante extendido: en casi todos los barrios había una carnicería equina. En la actualidad (pese al extraño repunte que vivió su consumo con motivo de un sonado fraude alimentario ), pocas familias la consumen con frecuencia. Aunque quizás deberían. El caballo es una carne roja, pero en comparación con la carne de ternera (a la que más se parece) tiene menos calorías y mucha menos grasas : menos del 2%. Emú La carne de emú es quizás la más desconocida de este listado, pero hay incluso granjas en España donde se produce. Se trata de una carne roja similar al avestruz y, como esta, muy baja en grasas. Aunque también es de origen australiano, se está criando con profusión en Chile, dado que es una de las carnes exóticas más parecidas a la ternera, pero con más hierro, proteínas, vitaminas A, C y B12.

También es una excelente fuente de hierro y zinc. Se puede realizar con ella todas las preparaciones típicas de la carne de ternera. Aunque la carne no debe ser el elemento principal de nuestra dieta, su consumo tiene enormes beneficios.

Dejando a un lado las consideraciones éticas de su ingesta, la carne constituye una importante fuente de proteínas, vitamina B12, hierro, potasio, fósforo y zinc, que veganos y vegetarianos suelen echar en falta. Pero no todas las carnes son iguales..

¿Cuál es la carne más sana del mundo?

¿Qué carne tiene más proteínas? – La de conejo encabeza la lista con 33 gramos de proteínas por cada 100 aproximadamente, seguida del pavo, 29, pollo, 27, cerdo, 27, y ternera, 24. Así que punto para la carne de conejo.

¿Cuáles son los alimentos que más envejecen?

¿Qué es bueno para deshacer los tumores?

Si usted tiene cáncer, su médico recomendará una o más formas de tratar la enfermedad. Los tratamientos más comunes son la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia. Las opciones más recientes incluyen la terapia dirigida, la inmunoterapia y la terapia hormonal láser entre otras.

A continuación se encuentra un resumen de los distintos tratamientos para el cáncer y la forma en la que funcionan. Cirugía La cirugía es un tratamiento común para muchos tipos de cáncer. Durante la operación, el cirujano extrae una masa de células cancerígenas (tumor) y algo de los tejidos circundantes.

En ocasiones, la cirugía se lleva a cabo para aliviar los efectos secundarios causados por un tumor. Quimioterapia La quimioterapia se refiere a fármacos que se utilizan para eliminar las células cancerígenas. Los fármacos se pueden administrar de forma oral, como una inyección o directamente en un vaso sanguíneo (vía intravenosa).

Se pueden administrar distintos tipos de fármacos junto al mismo tiempo o uno luego de otro. Radioterapia La radioterapia utiliza radiografías, partículas o semillas radiactivas para eliminar las células cancerígenas.

Las células de este tipo crecen y se dividen más rápido que las células normales del cuerpo. Debido a que la radiación es más perjudicial para las células que crecen rápidamente, la radioterapia daña las células cancerígenas más que las células normales. Los dos principales tipos de radioterapia son:

  • Radioterapia externa. Esta es la forma más común. En ella, se dirigen rayos X o partículas al tumor desde afuera del cuerpo.
  • Radioterapia interna. Esta forma proporciona radiación dentro de su cuerpo. Se puede aplicar a través de semillas radiactivas que se colocan dentro o cerca del tumor; un líquido o una pastilla que usted ingiere; o a través de una vena (intravenosa o IV).

Terapias dirigidas La terapia dirigida utiliza fármacos para evitar que el cáncer crezca y se propague. Este propósito se consigue causando menos daño a las células normales que en otros tratamientos. La quimioterapia estándar trabaja al eliminar las células cancerígenas y algunas células normales. El tratamiento dirigido se concentra en objetivos (moléculas) específicos en las células cancerígenas.

Esto evita que las células cancerígenas crezcan y se dividan, lo que lleva a la muerte celular. Estos objetivos juegan un papel en la forma en la que las células cancerígenas crecen y sobreviven. Utilizando estos objetivos, el medicamento incapacita a las células cancerígenas de manera que no pueden propagarse.

See also:  Porque Se Pega La Carne En La Parrilla?

Los medicamentos de terapia dirigida funcionan en unas cuantas formas distintas. Pueden:

  • Apagar el proceso en las células cancerígenas que provoca que crezcan y se propaguen
  • Provocar que las células cancerígenas mueran por sí solas
  • Eliminar las células cancerígenas directamente

Las terapias dirigidas se administran como una pastilla o por vía intravenosa. Inmunoterapia La inmunoterapia es un tipo de tratamiento para el cáncer que depende de la capacidad del cuerpo para combatir infecciones (sistema inmunitario). Esta terapia utiliza sustancias producidas por el cuerpo o en un laboratorio para ayudar al sistema inmunitario a trabajar más duro o de manera más enfocada para combatir el cáncer. La inmunoterapia funciona al:

  • Detener o frenar el crecimiento de las células cancerígenas
  • Evitar que el cáncer se propague a otras partes del cuerpo
  • Impulsar la capacidad del sistema inmunitario de eliminar las células cancerígenas

Estos fármacos se diseñaron para buscar y atacar ciertas partes de una célula cancerígena. Algunos tienen toxinas o sustancias radiactivas unidas a ellos. La inmunoterapia se administra a través de una inyección o por vía intravenosa. Terapia hormonal La terapia hormonal se utiliza para tratar cánceres que son alimentados por hormonas, como el cáncer de mama, el cáncer de próstata o el cáncer de ovario.

Esto ayuda a su cuerpo a deshacerse de las células cancerígenas. Esta terapia utiliza medicamentos para detener o bloquear las hormonas naturales del cuerpo. Esto ayuda a frenar el crecimiento de las células cancerígenas.

La cirugía involucra extraer órganos que producen hormonas: los ovarios o los testículos. Los medicamentos se administran por vía intravenosa o como pastillas. Hipertermia La hipertermia utiliza calor para dañar y eliminar las células cancerígenas sin dañar las células normales. Se puede utilizar para:

  • Una pequeña zona de células, como un tumor
  • Partes del cuerpo, como un órgano o una extremidad
  • El cuerpo entero

El calor se aplica a través de una máquina fuera del cuerpo o a través de una aguja o una sonda que se coloca en el tumor. Terapia láser La terapia láser utiliza un haz de luz muy estrecho y enfocado para destruir las células cancerígenas. La terapia láser se puede utilizar para:

  • Destruir tumores y neoplasias precancerígenas
  • Encoger tumores que están bloqueando el estómago, el colon o el esófago
  • Ayudar a tratar los síntomas del cáncer, como el sangrado
  • Sellar las terminaciones nerviosas luego de una cirugía para reducir el dolor
  • Sellar los vasos linfáticos luego de una cirugía para reducir la hinchazón y evitar que las células del tumor se propaguen

La terapia láser a menudo se aplica a través de un tubo delgado e iluminado que se coloca dentro del cuerpo. Fibras delgadas en el extremo del tubo dirigen la luz a las células cancerígenas. Los láseres también se utilizan sobre la piel. En la mayoría de los casos, los láseres se utilizan junto con otros tipos de tratamientos para el cáncer como la radioterapia y la quimioterapia.

Terapia fotodinámica En la terapia fotodinámica , una persona recibe una inyección de un medicamento que es sensible a un tipo especial de luz. El medicamento permanece en las células cancerígenas más tiempo del que permanece en las células saludables.

Posteriormente, un médico dirige la luz de un láser u otra fuente a las células cancerígenas. La luz convierte al medicamento en una sustancia que elimina células cancerígenas. Crioterapia También llamada criocirugía , este tipo de terapia utiliza gas extremadamente frío para congelar y eliminar las células cancerígenas.

  • En ocasiones se utiliza para tratar las células que podrían convertirse en cáncer (llamadas células precancerosas) en la piel o el cuello uterino , por ejemplo;
  • Los médicos también pueden utilizar un instrumento especial para aplicar la crioterapia a tumores dentro del cuerpo, como tumores en el hígado o la próstata;

Versión en inglés revisada por: Todd Gersten, MD, Hematology/Oncology, Florida Cancer Specialists & Research Institute, Wellington, FL. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.

¿Qué tan rápido puede crecer un tumor?

¿Qué es un tumor? – Un tumor es un conjunto de células de cualquier tejido que se han multiplicado descontroladamente, formando una masa anormal. Existen básicamente dos clases de tumores : Benignos : crecen lentamente y por lo general no se extienden a otras zonas del cuerpo.

¿Cuando un tumor es maligno duele?

¿Qué causa el dolor en las personas con cáncer? – El cáncer por sí solo a menudo causa dolor. La intensidad del dolor que usted sienta depende de diferentes factores, incluyendo el tipo de cáncer, su etapa (extensión), y otros problemas de salud que presente, así como su tolerancia al dolor.

  1. Las personas con cáncer avanzado tienen más probabilidades de sentir dolor;
  2. La cirugía para el cáncer, los tratamientos o las pruebas también pueden causar dolor;
  3. Es posible también que tenga un dolor que no está relacionado con el cáncer o su tratamiento;

Como cualquier persona, usted puede tener dolores de cabeza, tensión muscular y otros dolores o padecimientos.

¿Cómo te das cuenta de que tienes un tumor?

¿Cuáles son algunos signos y síntomas generales del cáncer? – La mayoría de los signos y síntomas no son a causa de cáncer, sino podría que se deben a otras razones. Si usted presenta cualquiera de estos signos y señales tras algún tiempo persisten o empeoran, deberá acudir al médico para determinar la causa.

Si el cáncer no es la causa, un médico puede ayudar a determinar cuál es la causa y tratarla de ser necesario. Por ejemplo, los ganglios linfáticos son parte del sistema inmunológico del cuerpo, los cuales ayudan a atrapar la sustancias nocivas que podrían presentarse.

Los ganglios linfáticos son diminutos y difíciles de ubicar, pero cuando hay infección, inflamación o cáncer podrían lucir de mayor tamaño. Aquellos que se encuentran cercanos a la superficie del cuerpo podrían haberse los suficientemente desarrollado para poder ser palpados con los dedos, e incluso habrá quien manifieste alguna protuberancia por debajo de la piel y encima del tumor.

  1. Una razón por la que podrían haberse inflamado los ganglios se debe a que puede que el cáncer se haya quedao atrapado dentro de dicha región;
  2. Por lo que si usted llegara a tener cualquier inflamación o protuberancia en la piel, deberá acudir al médico para determinar cuál podría ser la causa;

A continuación se mencionan algunos de los signos y síntomas más comunes que podrían ser debido al cáncer. Sin embargo, cualquiera podría ser a causa de otros problemas de salud también.

  • Cansancio o un agotamiento extremo que no mejora con el descanso.
  • Pérdida o subida en el peso que consista de 10 o más libras y que no sea por alguna razón aparente.
  • Problemas de la alimentación tal como el no tener hambre, problemas de deglución o para tragar alimento, dolor abdominal, náuseas y vómitos.
  • Inflamación o protuberancias en cualquier parte del cuerpo.
  • Endurecimiento o una masa en el seno o en cualquier parte del cuerpo
  • Dolor, especialmente el que surge de forma nueva y sin razón aparente, y que no desaparece, sino que incluso podría empeorar.
  • Cambios de la piel tal como alguna protuberancia que presente algún sangrado o cuya piel se vuelva de textura escamosa; algún lunar nuevo o un cambio en alguno de los lunares, ulceración que no se cura con facilidad, o una coloración amarillenta en la superficie de los ojos ( ictericia ).
  • Tos o irritación de la garganta que no desaparece.
  • Sangrado inusual o amoratamiento sin razón aparente.
  • Cambios en los hábitos intestinales, tal como estreñimiento o diarrea que no desaparece, o algún cambio en el aspecto de las heces.
  • Cambios en las hábitos vesicales, tal como sangre al orinar, o la necesidad de orinar de manera más frecuente o con menor frecuencia.
  • Fiebre o noches con sudoraciones.
  • Dolores de cabeza.
  • Visón o problemas de audición.
  • Cambios en la boca, como úlceras o llagas, sangrado, dolor y entumecimiento.

Los síntomas y los signos antes mencionados son los más comunes que se manifiestan con el cáncer, pero hay muchos otros que no se mencionan aquí. Si nota cualquier cambio importante en la forma en como su cuerpo responde o se siente, especialmente si perdura por mucho tiempo o empeora, debe informarlo a su médico. Si no tiene nada que ver con el cáncer, su médico puede averiguar más sobre lo que está pasando y tratar este síntoma de ser necesario.

Si se trata de cáncer, estará dándose la oportunidad de tratarlo de forma temprana, cuando el tratamiento resulta más eficaz. Algunas veces, resulta posible encontrar el cáncer antes de que usted presente síntomas.

La Sociedad Americana Contra El Cáncer y otras organizaciones de la salud recomiendan revisiones médicas para detectar cáncer y ciertas pruebas para las personas aun cuando no presenten síntomas. Esto es útil para la detección de ciertos tipos de cáncer.

Usted puede encontrar más información sobre la detección temprana en la sección de Recomendaciones para la detección temprana del cáncer de la Sociedad Americana Contra El Cáncer. Y recuerde que aun cuando usted se haga las pruebas recomendadas para la detección del cáncer, sigue siendo importante consultar con un médico si presenta cualquier síntoma o señal asociado con el cáncer.

Estos signos y síntomas podrían indicar ya sea cáncer u otra enfermedad que exija que sea sometido a tratamiento..