Que Carnes Son Saludables?

Que Carnes Son Saludables
Ternera, pollo, pavo, cerdo, conejo todas son muy nutritivas y aptas para tus rutinas fitness, pero unas tienen más grasa y otra más proteínas.

¿Cuál es la carne más dañina para el ser humano?

Borrego u oveja – No obstante, la más dañina para el ser humano es la carne de borrego u oveja. Son las que más grasas contienen y además son un tipo de grasas saturadas que aumentan considerablemente los niveles de colesterol malo en caso de un consumo recurrente. Chuletas de borrego En definitiva, debemos tener en cuenta que ningún tipo de carne es mala para la salud si se consume de forma equilibrada. Aunque las blancas son más saludables que las rojas; pero podemos complementarla en nuestra dieta semanal. Es más, incorporar carne al organismo resulta fundamental para gozar de una buena salud. En este sentido, personas que sigue una dieta vegana, a veces necesitan ingerir suplementos de vitamina B12, ya que es un micronutriente propio de la carne y esencial para el metabolismo.

¿Cuáles son las carnes rojas más saludables?

¿Qué carnes son las más saludables? – Según la Organización Mundial de la Salud, una buena alimentación debe estar compuesta, fundamentalmente, por alimentos de origen vegetal, crudos y cocinados, cereales, legumbres y semillas. Además, para que esta sea completamente equilibrada, debemos introducir proteínas, que puede provenir tanto de origen animal como vegetal. En esta línea, la OMS también recomienda reducir el consumo de carnes rojas a una vez por semana. Según un informe publicado por este organismo internacional, las carnes rojas y las procesadas contienen una serie de compuestos (ácidos grasos saturados, sal, colesterol y nitritos) que favorecen el riesgo de padecer ciertas enfermedades cardiovasculares y, en determinados casos, incluso cáncer.

Llegados a este punto, aquellas personas que mantengan una dieta omnívora, se preguntarán cuales son las carnes más saludables y cuál es la frecuencia con la que debe comerse. Sin embargo, como en todo, hay carnes y carnes.

Por ello aquellas que sí podemos consumir son la ternera magra, el buey o el caballo , que aportan menor cantidad de grasa y alto valor en proteínas, hierro, zinc, fósforo, potasio y vitamina B12. Este tipo de carnes rojas son buenas debido a su aporte de hierro.

Por otro lado, tenemos las carnes blancas que son las más recomendadas en las dietas omnívoras. Estas serían la carne de conejo, de pollo y pavo. Al igual que las anteriores, tienen alto valor biológico, pero menos grasas saturadas y colesterol.

Si quieres mantener una adecuada dieta saludable se recomienda consumir carne blanca de 3 a 4 veces a la semana, combinándola con otras fuentes de proteínas como el pescado blanco y azul, los huevos y las legumbres. De hecho, la carne de pollo es una de las más consumidas, 13,87kg por persona al año, no sólo por su precio económico, si no, porque es una de las más saludables y de las que menos grasas contiene. No obstante, hay cortes que son más hipocalóricos que otros, como por ejemplo la pechuga. El pollo es una fuente rica de proteínas, hierro, fósforo y magnesio. Por otra parte, el pavo es una de las carnes más magras que podemos encontrar en el mercado, solo contiene un 2,2% de grasa y la mayoría se encuentra en la piel.

¿Cuáles son las carnes menos dañinas?

Aunque la carne no debe ser el elemento principal de nuestra dieta, su consumo tiene enormes beneficios. Dejando a un lado las consideraciones éticas de su ingesta, la carne constituye una importante fuente de proteínas, vitamina B12, hierro, potasio, fósforo y zinc, que veganos y vegetarianos suelen echar en falta.

Pero no todas las carnes son iguales. Los consumidores solemos distinguir dos tipos básicos de carne, la “blanca” y la “roja”. Elcolor viene determinado por el nivel de mioglobina presente en cada animal, una proteína que contiene hierro y cuya presencia es más elevada en las carnes “rojas”.

Las carnes blancas suelen ser las de ave, y las rojas las de mamífero. Pero no siempre es así. Por ejemplo, el conejo es un mamífero y su carne es blanca (y de lo más saludable). Pero ¿qué carnes son las más beneficiosas? En general, los nutricionistas recomiendan priorizar el consumo de carnes magras, que tienen menos grasa : es decir, mejor pollo, conejo o pavo, que ternera, cordero ocerdo. Canguro Aunque el consumo de canguro está muy extendido en Australia, en España no deja de ser una delicatessen que sólo se puede encontrar en las secciones gourmet de algunos supermercados. Pese a esto, hay granjas españolas que han empezado a explotar su carne , que se puede encontrar fresca sobre todo en invierno. Si obviamos su precio todo son ventajas: se trata de la carne roja más magra y con mayor contenido proteico , su contenido en grasa es similar a la de pavo (en torno al 1%), tiene más hierro que el pollo o la ternera, es baja en colesterol y contiene ácidos grasos omega-3 (los mismosque losdel pescado).

Ahora bien, ninguna delas carnes convencionales es lamás saludableque podemos tomar (aunque constituyan la práctica totalidad de nuestra ingesta). Hay diversas carnes exóticas que tienen mayores beneficios, ycuyoconsumodeberíamos empezar a considerar.

Además de los beneficios para la salud, elcanguro se postula como la carne del futuro por ser la alternativa más respetuosa conel medio ambiente , ya que es la que produce menos gases de efecto invernadero. Esto se debe a que al no ser una especie rumiante, el canguro apenas genera metano en su intestino. Caimán La carne de caimán, que normalmente proviene del yacaré (una especie de caimán presente en zonas de Bolivia, Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay), se caracteriza por su bajo contenido en grasas, y su alto aporte en minerales y vitaminas. Hasta hace poco tiempo su carne sólo era consumida por los indígenas de la zona, pero cada vez existen más explotaciones comerciales de su carne. Se trata de una de las carnes con mayor aporte de ácidos grasos omega-3, que se encuentra en cantidad similar al pescado. Avestruz Las granjas de carne de avestruz comenzaron a proliferar en España,sobre todo en Andalucia, a partir de la crisis de las vacas locas. Se trata de una de las carnes más saludables que podemos adquirir. Su aspecto es similar a la de la carne de vacuno, pero su contenido en grasa es muchísimo menor: mientras la carne de ternera magra tiene un 10% de grasa, la de avestruz tiene sólo un 2%, menos incluso que la pechuga de pollo.

A la hora de cocinarla, es importante tener en cuenta que la carne de canguro se echa a perder si se hace demasiado , pues pierde mucho sabor. Por eso es tan habitual prepararla como carpaccio. Como se trata de una carne de ave, tiene un mayor contenido en ácidos grasos polisaturados que el cerdo, el cordero o la ternera, además proporciona más cantidad de vitaminas del grupo B, que son esenciales para el funcionamiento del cerebro.

El avestruz se puede adquirir de muchas formas: en solomillo, filetes, hamburguesas… Incluso se puede adquirir el cuello, que se prepara de forma similar al rabo de toro. Caballo En nuestro país el consumo de carne de caballo estaba bastante extendido: en casi todos los barrios había una carnicería equina. En la actualidad (pese al extraño repunte que vivió su consumo con motivo de un sonado fraude alimentario ), pocas familias la consumen con frecuencia. Aunque quizás deberían. El caballo es una carne roja, pero en comparación con la carne de ternera (a la que más se parece) tiene menos calorías y mucha menos grasas : menos del 2%. Emú La carne de emú es quizás la más desconocida de este listado, pero hay incluso granjas en España donde se produce. Se trata de una carne roja similar al avestruz y, como esta, muy baja en grasas. Aunque también es de origen australiano, se está criando con profusión en Chile, dado que es una de las carnes exóticas más parecidas a la ternera, pero con más hierro, proteínas, vitaminas A, C y B12.

  1. También es una excelente fuente de hierro y zinc;
  2. Se puede realizar con ella todas las preparaciones típicas de la carne de ternera;
  3. Aunque la carne no debe ser el elemento principal de nuestra dieta, su consumo tiene enormes beneficios;
See also:  Carnes Que Se Pueden Comer Con Colesterol?

Dejando a un lado las consideraciones éticas de su ingesta, la carne constituye una importante fuente de proteínas, vitamina B12, hierro, potasio, fósforo y zinc, que veganos y vegetarianos suelen echar en falta. Pero no todas las carnes son iguales..

¿Qué es más saludable la carne o el pollo?

Nutrición – Siendo ambas una importante fuente de proteínas alrededor del mundo, es lógico querer comparar sus diferentes valores nutricionales y qué aportan a nuestra dieta. Veamos el porcentaje de proteínas, grasas, nutrientes y más que puedes encontrar en estos dos tipos de carnes:

  • Vitaminas:

El pollo aporta principalmente vitaminas del complejo B, como la Niacina, vitamina B1, B5 y la vitamina B3. ¿Cómo nos beneficia? Estas vitaminas son fundamentales para poder metabolizar grasas y azúcares en nuestro cuerpo, lo que se traduce en células saludables. Pero las ventajas del pollo no terminan allí, ya que también contiene minerales, entre ellos:

  • Magnesio
  • Potasio
  • Fósforo
  • Zinc

En cuanto a la carne de res , lo que más se encuentra en su composición es la vitamina B12, además de vitamina D. También aporta minerales como el hierro, con un porcentaje de 2-4mg por cada 100 gramos, zinc. Diariamente, necesitamos 10mg de hierro al día, así que comer 100 gramos de carne de res proporcionaría más del 20% de los requerimientos diarios. Sobre los valores nutricionales, el pollo sin dudas es un ganador.

  • Proteínas:

El pollo es conocido por sus proteínas de alta calidad, por algo, es la fuente preferida de atletas. Contiene los 9 aminoácidos esenciales para el organismo y un alto porcentaje de creatina, una sustancia que ayuda a producir masa muscular mucho más rápido. La carne de res, por otro lado: Tiene proteínas de alto valor biológico, además de aminoácidos esenciales.

  • Grasas:

El porcentaje de grasas encontrado en el pollo es mucho menor en comparación con la carne roja. Aunque ten en cuenta que también dependerá del corte elegido. La carne de res, puede llegar a tener hasta un 20% de grasas saturadas en su composición, lo que podría estar ligar a aumento de colesterol en sangre. Lo mejor siempre es elegir la ternera magra , en porcentaje, por cada 100 gramos de carne, se encuentran 5.

El problema con las proteínas de ternera , es que su nivel proteico es absorbido en un menor porcentaje que el pollo. En cuanto al porcentaje de proteínas, ambos tipos de carne aportan un valor similar, cerca de los 20 gramos por cada 100 gramos consumidos.

4 gramos de grasas, en comparación con el pollo -incluso la pechuga- con valores que están cerca de 6. 2 para la pechuga y 9. 6 gramos para las demás piezas. Con el pollo, tenemos la ventaja de que la mayoría de la grasa se encuentra en la piel, algo que solemos quitar al momento de prepararlo.

  • Versatilidad:

El pollo suele ser mucho más versátil, esto porque de un pollo completo, podemos sacar diferentes piezas para preparaciones como: guisos, caldos, sopas, preparaciones al horno, a la brasa. Por otro lado, la carne, dependerá del tipo de corte elegido, si tenemos carne picada , podrás hacer hamburguesas o una bolognesa, pero no una carne asada. También, los precios del pollo son menores a los de la carne , así que resulta mucho más versátil elegirlo sobre la res.

  • Niveles de energía:

La carne, tanto de pollo como de res, es una excelente fuente de energía, por su cantidad de proteínas y aminoácidos esenciales. Comparándolas, el pollo ofrece una energía más rápida, al estar compuesto de fibras de contracción rápida, a diferencia de la res que supone una absorción más lenta por lo que es ideal para actividades de resistencia.

¿Cuál es la mejor carne para comer?

Ternera, pollo, pavo, cerdo, conejo todas son muy nutritivas y aptas para tus rutinas fitness, pero unas tienen más grasa y otra más proteínas.

¿Qué daño hace la carne de cerdo?

Por la investigación realizada, se pudo confirmar que un gran número de personas relaciona el consumo de carne de cerdo con enfermedades e infecciones graves como la cisticercosis y la triquinosis; estas infecciones surgen por consumir carne contaminada de las larvas Taenia solium y Trichinella spiralis que causan, en.

¿Cuántas veces a la semana se puede comer pollo?

La carne, en todas sus variantes, es uno de los pilares de las dietas tradicionales. El aporte nutricional que tienen la carne vacuna, el cerdo y el pollo hace que sean necesarias para mantener un cuerpo saludable y en buen funcionamiento, al igual que para prevenir la aparición de algunos trastornos relacionados a la falta de ciertos nutrientes.

  1. No obstante, al momento de elegir qué comer y cómo hacerlo es importante tener en cuenta las recomendaciones de los especialistas en relación a las cantidades de cada una;
  2. La carne vacuna en Argentina es uno de los principales productos de cualquier comida;

De hecho, es uno de los países donde más carne se consume a nivel mundial. Sin embargo, es uno alimento que se recomienda regular, dado que su ingesta en exceso puede ser perjudicial para el organismo. Las proteínas de la carne son de alta calidad nutricional, entre sus propiedades se encuentran la vitamina B12, zinc, hierro y aminoácidos importantes para la formación de nuevos tejidos.

  • Además consumir este tipo de carne aporta efectos positivos en el corazón y la depresión ayudando a la función cognitiva;
  • De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), se debe consumir carne roja al menos una vez a la semana;

En este sentido, es importante que la pieza sea completa y no procesada, lo cual implica evitar hamburguesas o porciones que contengan una combinación de carnes. Además, la cantidad de carne recomendada es de entre 100 y 150 gramos por porción, hasta un máximo de 500 gramos a la semana.

  1. Siempre es importante tener en cuenta que el exceso de consumo de carne roja puede provocar algunas consecuencias para el organismo, como dificultar el tránsito intestinal, deshidratación o fatiga;
  2. La carne de cerdo por años fue considerada un alimento nocivo para la salud, por el exceso de grasas que contiene;

Por eso, no se lo solía incluir en un plan de alimentación regular, con tendencia a ser saludable. Pero estas afirmaciones se remontan a unos 30 años atrás, cuando la alimentación de los animales era deficiente y perjudicial, tanto para su salud como para los consumidores de su carne.

See also:  Como Se Prende Carbon Para Parrilla?

Sin embargo, progresivamente empezó a ser utilizado como proveedor de carne para consumo y así fueron mejorando la genética, la alimentación y los sistemas productivos. A partir de esas modificaciones, se pudo lograr una reducción de la grasa en un 30%, lo cual ha permitido que la carne de cerdo se incluya en dietas como un producto sano y adecuado.

Es importante tener en cuenta que, al igual que sucede con cualquier otro tipo de carne, el porcentaje de grasa varía en función del corte que se elija. Es por eso que se recomienda seleccionar cortes magros y, además, quitarles todo el exceso de grasa que tengan externamente.

  • Cabe mencionar, además, que la carne de cerdo aporta un 60 % de grasas insaturadas beneficiosas para el organismo, mientras que la carne de vaca tiene un 55% de insaturadas y el cordero un 47 %;
  • Asimismo, al no ser rumiantes los cerdos no fabrican grasas trans -grasas relacionadas con el aumento del colesterol sanguíneo- y que si están presentes en la carne de vaca;

Con respecto al colesterol, la carne magra de cerdo aporta entre 40 a 60 miligramos de colesterol por bife de 100 gramos una cantidad similar al resto de las carnes magras (pollo, carne de ternera y cordero). Para tener una referencia, una dieta saludable incluye el consumo de hasta 300 mg de colesterol por día.

Además, el cerdo aporta proteínas de alto valor biológico, hierro, vitaminas y minerales al igual que otras carnes, al tiempo que tiene un alto aporte de potasio y bajo contenido de sodio. Así, es posible concluir que la carne de cerdo es saludable y puede ser incluída dentro de un plan de alimentación saludable 1 o 2 veces por semana.

Por último, el pollo es otra de las carnes que se suele incluir dentro de las dietas regulares, dado que aporta proteínas, pero también selenio y vitamina B6, necesaria para mantener una buena salud cardíaca. Según indican los especialistas, es un alimento que se puede consumir a diario, debido a los nutrientes que aporta y la facilidad que el organismo tiene para digerirlo.

Así, la cantidad recomendada son doscientos gramos al día, para quienes no consumen otros tipos de carne. No obstante, en una dieta estándar se aconseja incluir también cerdo y carne vacuna, por lo que se podría decir que el pollo debe estar presente entre dos y tres veces a la semana.

Es importante tener en cuenta, además, que más de 500 gramos -sin la piel- en una misma comida es una cantidad excesiva de pollo, por lo que se aconseja siempre mantenerse por debajo de ese nivel. Más allá de todo lo explicado, siempre se debe tener en cuenta que una alimentación saludable implica la incorporación de todos los grupos alimentarios como ser cereales, frutas y verduras, lácteos, huevos y carnes en proporciones adecuadas..

¿Qué pasa si uno come mucho pollo?

El consumo continuo de pollo acompañado de alimentos con alto contenido de grasa como papas fritas y mayonesa predispone a la aparición de enfermedades cardiovasculares y también al cáncer, afirmó el decano del Colegio de Nutricionistas del Perú, Oscar Miranda Cipriano.

Sin embargo, pollo combinado con verduras y con pocos carbohidratos y salsas es una alternativa saludable. “El asunto es saber comer. Tenemos que evitar acumular grasas, pero también no exponer la carne al carbón pues por calentarse de forma directa a altas temperaturas, se producen sustancias tóxicas que hacen daño.

Además la grasa del pellejo del pollo se deposita en las arterias, las venas se cierran como si fueran una cañería a la que le falta limpieza, y eso si es un riesgo para contraer enfermedades cardiovasculares o cáncer “, explicó a la Agencia Andina. Explicó que el frecuente consumo de grasas y carbohidratos provoca sobrepeso y obesidad, que son factores de alto riesgo para contraer cáncer, “y si a ello se suma comer pollo frito, a la brasa o a la parrilla la amenaza a la salud es mayor”.

Miranda Cipriano reiteró que los problemas se originan por los malos hábitos alimenticios de las personas que son pocos saludables. Fuente de nutrición El decano de nutricionistas recordó que el pollo es una fuente de nutrientes, pero no a nivel de las carnes rojas que tienen alto contenido de hierro.

“Lo que contiene es una importante carga proteica que lo convierte en un producto imprescindible en el menú familiar, aunque no se debe descuidar la presencia de otras carnes”, comentó el experto. Refirió que aproximadamente cada 100 gramos de pollo contiene 18  gramos de proteínas, mientras que 100 gramos de carne de carnero tiene 16  gramos de proteínas y la de cerdo 15  gramos.

En tanto, la carne de res tiene 21 gramos de proteínas por cada 100 gramos y nutre como la caballa o el jurel. A juicio del experto, el éxito de una buena alimentación radica en la variabilidad proteica.

El pollo es social y nutricionalmente aceptable “lo que no significa que se convierta en la única opción alimenticia por estar al alcance de los bolsillos”. “Ningún producto es tan bueno como para consumirlo todos los días, ni tan malo como para dejarlo de comer”, manifestó finalmente..

¿Qué es más saludable el pollo o el cerdo?

Según un estudio de la UBA, el cerdo es más sano que el pollo o la carne de vaca. Una investigación realizada por docentes de la Universidad de Buenos Aires (UBA) reveló que ‘100 gramos de porción comestible de cerdo aporta menos calorías y grasas totales que la misma porción de carne de pollo o de vaca’.

¿Cuál es la carne que más engorda?

El pato – La carne de pato se considera como la más calórica que existe. Forma parte del grupo de la carne blanca, a pesar de que su color es oscuro. En cada 100 gramos de carne de pato se encuentran 337 calorías. Su contenido en grasa destaca con un 28,35% y el de proteína se sitúa en torno al 19%.

La mayoría de la grasa de este producto se ubica en la piel y, por tanto, al retirarse desciende considerablemente el número de calorías consumidas. La carne de pato contiene un buen contenido de minerales como el zinc, el fósforo y, sobre todo, el hierro.

Además, a partir del pato se elaboran una gran cantidad de productos diferentes como foie gras , jamón o magret.

  • Que Carnes Son Saludables 3 de 6.

    ¿Qué es mejor comer carne de res o de cerdo?

    Carne de res y los nutrientes que aporta No obstante, estudios de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) informan que la carne más saludable es la de cerdo a comparación de la res, pues contiene ácidos grasos monoinsaturados, por ejemplo, el aceite de girasol, pescado, nueces y semillas.

    ¿Cuántas veces a la semana se puede comer carne?

    Entonces, ¿cuánta carne debo comer a la semana? Para un correcto funcionamiento del sistema, la Organización Mundial de la Salud recomienda fijar un límite de 500g de carne a la semana, lo que equivale a un consumo de 2-3 veces por semana.

    ¿Qué pasa si una persona come carne todos los días?

    ‘Los estudios demuestran de forma sistemática que comer mucha carne roja o carnes procesadas aumenta el riesgo de sufrir infartos, cáncer y diabetes’, sostiene Haythe. ‘Por el contrario, las personas que ingieren menos carnes rojas y procesadas tienen menos factores de riesgo para la salud’.

    See also:  Porque Se Pegan Las Sardinas A La Parrilla?

    ¿Cuáles son las verduras más importantes para la salud?

    ¿Qué alimentos son buenos para limpiar el higado?

    ¿Cuál es la carne más contaminada?

    Proteína bajo el mar – Fuente de la imagen, Thinkstock Pie de foto, ¿Es mejor comer carne de vaca, cordero o pollo? A través de una técnica llamada Análisis de Ciclo de Vida los científicos han sido capaces de poner en cifras el impacto de diferentes tipos de carnes.

    Los peores son los animales que se alimentan con hierba y producen metano, como vacas y ovejas. Las vacas producen el equivalente a 16kg de dióxido de carbono por cada kilo de carne, y las ovejas, 13kg de CO2 por cada kilo de carne.

    Cerdos y pollos, que tienen una dieta más mezclada, no lo hacen tan mal. Los cerdos producen la mitad de ese CO2, y los pollos sólo 4,4kg por kilo de carne. Así que si te preocupa tu huella de carbono, es mucho mejor que comas pollo que carne vacuna. Y, aunque quizás sea incómodo para algunos ecologistas, los mejores pollos para el medio ambiente (en términos de emisiones) no son los orgánicos de corral, sino aquellos que crecen en granjas intensivas.

    Otra estrategia es encontrar fuentes alternativas de proteína animal. Insectos, peces de criadero e incluso carne producida en el laboratorio son candidatos a remplazos potenciales, pero todos tienen desventajas significativas.

    Los insectos son desagradables, los peces de criadero tienen otros inconvenientes medioambientales y la carne artificial es aún demasiado costosa. Sin embargo, hay otras opciones al alcance de la mano. Fuente de la imagen, Thinkstock Pie de foto, Criar mejillones requiere poca energía.

    Sorprendentemente, la fuente de proteínas más ecológica que encontré está en los mejillones. Cultivados en largas sogas bajo el agua de un lago marino en las islas Shetlands, en Reino Unido, sacar a los mejillones del mar y llevarlos a nuestros platos requiere poca energía.

    Incluso, como añadido, capturan dióxido de carbono y lo almacenan en sus conchas. El resultado es que su huella de carbono es 20 veces menor que la del pollo, y 50 veces menor que la de la carne vacuna. Si realmente queremos reducir el impacto medioambiental de nuestra dieta deberíamos quizás comer más mejillones.

    Lo que necesitamos ahora son formas más imaginativas de cocinarlos. Pero para muchos ecologistas el criterio de la huella de carbono es muy estrecho. Puede ayudarnos a encontrar métodos más eficientes en términos de energía para producir carne, pero puede que esa no sea la mejor manera de usar la tierra y los recursos.

    Sin embargo, entre las opciones que exploramos para minimizar el impacto medioambiental de nuestro consumo carnívoro también hay que contemplar la reducción del desperdicio y, sí, comer menos carne. Si quieres ser un carnívoro ecológico de verdad, lo mejor es consumir menos de 100gr al día.

    ¿Cuál es la carne menos saludable?

    Cordero, ternera y cerdo: las menos saludables – Los nutricionistas recomiendan no consumir carne roja más de una o os veces a la semana. Si bien hay que tener en cuenta que, por ejemplo en el caso del cerdo, no es lo mismo comer un corte magro como el solomillo (3% de grasa) que una graso como el secreto.

    En el caso de la vaca, la parte más recomendada es es lomo. En el cordero, la pata es la parte que menos engorda (12% de grasa). También influye mucho la edad del animal: a más años, más grasa; y la forma en la que la cocinamos: a la plancha, la parrilla o en el horno sin añadir grasas.

    Este tipo de carnes rojas, precedentes de mamíferos, son menos saludables porque tienen un alto contenido en grasas saturadas y purinas. Esto produce potencialmente un impacto sobre el colesterol y, como no, un aumento de peso. Aunque nos aportan vitamina B12 o hierro, su consumo se puede suplir con otros alimentos más ligeros. .

    ¿Qué es peor la carne de cerdo o de res?

    MÉXICO. – La carne de cerdo mexicana aporta poca cantidad de grasa y no es dañina, por el contrario tiene propiedades nutricionales, aseguró María Salud Rubio Lozano, académica de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

    Destacó que es fuente importante de proteínas, aminoácidos y minerales y su contenido de grasa intramuscular es similar o más bajo al de otras carnes como la de res, oveja, cabra y borrego, informa BM Editores.

    Está demostrado científicamente que la grasa de cerdo es mejor en comparación con la de otros animales, res, cordero, cabra y aves, pues es la más insaturada y, por lo tanto, la más benéfica para el organismo, porque no aumenta los niveles de colesterol malo.

    Además, si se comparan las propiedades nutricionales, es equiparable a la de cordero, ave y bovino. Todas son una fuente significativa de proteína, aminoácidos esenciales, vitaminas y minerales. Informó que existen estudios que ofrecen evidencia de que con 100 gramos de carne al día se consigue el aporte necesario de estos nutrimentos.

    Antes, este alimento se consideraba como portador de gran cantidad de sebo, porque los animales eran criados no sólo para la obtención de carne, sino de manteca y tocino, entre otros derivados, expresó en un comunicado de la UNAM. Sin embargo, desde hace más de 60 años hay líneas de cerdos, todas ellas comerciales, desarrolladas y seleccionadas para aportar menos grasa.

    Hoy, México es uno de los principales exportadores en el mundo y la carne que produce contiene menos de dos por ciento de grasa en el lomo, mientras que la de res puede tener de 1. 5 a 5 por ciento, comparó la especialista universitaria.

    Indicó que hay líneas de cerdo como el pelón mexicano, que pueden tener hasta ocho por ciento de grasa intramuscular, “pero están destinadas sólo a la elaboración de productos madurados, como jamones o tocinos”. En América la carne de res es más valorada que la de puerco, cuando ésta debería ser parte importante de la alimentación poblacional por sus propiedades nutrimentales, subrayó.

    Consideró que la mala información deriva en el menosprecio hacia este producto, aunque las confederaciones nacionales de porcicultores llevan años trabajando con la población y los médicos, pues en buena medida son ellos quienes han satanizado el consumo.

    “Otro mito en torno a la carne de puerco es creer que por sí sola transmite cisticercosis, y no es cierto, porque para ello tendría que estar contaminada con materia fecal que contenga huevos de Taenia solium (solitaria). Es poco probable si se compra en establecimientos donde hay refrigeración, está empacada y proviene de rastros TIF”, aseguró la universitaria.

    ¿Qué es más saludable el pollo o el cerdo?

    Según un estudio de la UBA, el cerdo es más sano que el pollo o la carne de vaca. Una investigación realizada por docentes de la Universidad de Buenos Aires (UBA) reveló que ‘100 gramos de porción comestible de cerdo aporta menos calorías y grasas totales que la misma porción de carne de pollo o de vaca’.