Porque Las Carnes Rojas Causan Cáncer?

Porque Las Carnes Rojas Causan Cáncer
Porque Las Carnes Rojas Causan Cáncer Getty Images El Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) anunció que las carnes procesadas y las carnes rojas pueden causan cáncer. Me encanta la carne roja, aunque debo confesar que por la sospecha de que cause  enfermedades cardiovasculares  y  cáncer , en los últimos 10 a 15 años, he dejado de consumirla con la frecuencia con la que lo hacía en mi juventud. Solo durante mis ocasionales viajes a la ciudad de Buenos Aires como carne en mayor cantidad.

  1. A pesar de esas sospechas, me ha caído por sorpresa el reciente y  drástico anuncio  del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) de que las carnes procesadas causan cáncer y las carnes rojas también podrían causar la enfermedad;

La IARC es la oficina de análisis estadísticos de la  Organización Mundial de la Salud  y fue la misma agencia que en el 2011, nos dijo que los teléfonos celulares podrían causar cáncer en el cerebro. De acuerdo a su potencial de causar cáncer, la IARC clasifica sustancias químicas y aparatos en cuatro grupos.

El grupo 1 está compuesto por las sustancias que  causan  cáncer (cigarrillos, asbestos), el grupo 2 está subdividido en el 2A, que dice que una sustancia  probablemente causa  cáncer, y el 2B, que dice que  posiblemente causa  la enfermedad (la diferencia entre probable y posible depende de las evidencias de experimentos animales y humanos).

El grupo 3 dice que están en  pleno estudio  y el grupo 4, dice que  no hay evidencia. De acuerdo al informe, 22 científicos de 10 países se reunieron durante más de un año para analizar más de 800 estudios que examinaron la relación entre el consumo de carnes rojas y el cáncer y 400 estudios que relacionaron el consumo de carnes procesadas y el cáncer.

Los expertos concluyen que las carnes procesadas (perros calientes, salchichas, mortadelas, chorizos y otras carnes preservadas) pertenecen al grupo 1 (que causan cáncer) y las carnes rojas (músculos de res, ternera, cordero, carnero, cerdo, caballo) al grupo 2A (probable causa de cáncer).

Según los expertos, las carnes procesadas que pueden contener carne de res, cerdo, ternera y vísceras y que se conservan gracias a la sal, la curación y el ahumado, contienen diversas sustancias químicas que causan cáncer. Por otro lado, ambas, las carnes procesadas y las carnes rojas pueden formar sustancias cancerígenas dependiendo de su modo de preparación (parrillas, plancha, frituras).

Los tipos de cáncer asociados al consumo de carnes rojas son el del colon, páncreas y  próstata , mientras que el consumo de carnes procesadas está asociado al  cáncer del colon  y del estómago. ¿Qué hacer ante esta noticia? La respuesta a esa pregunta la da el mismo estudio: los investigadores concluyen que el riesgo de padecer cáncer de colón aumentaría en 18% en aquellas personas que consumen más de 1.

8 onzas (50 gramos) de carnes procesadas diariamente y en un 17% en aquellas que consumen más de 3. 5 onzas (100 gramos) de carnes rojas diariamente. La palabra clave de esas frases es  diariamente , porque para tener ese mayor riesgo de sufrir cáncer, es necesario consumir esa cantidad de carne  todos los días.

Obviamente, aquellas personas que consumen esporádicamente esos productos tienen, proporcionalmente hablando, menor posibilidad de desarrollar la enfermedad. Eso se basa en el concepto de que para causar cáncer, son importantes tanto la dosis o cantidad del producto, como el tiempo de exposición a este.

De tal modo que seguiré haciendo lo mismo que he estado haciendo hasta ahora, es decir, comer carne roja una o dos veces al mes y con respecto a las carnes procesadas seré un poco más drástico, trataré de evitarlas y consumirlas muy de vez en cuando, en ocasiones muy especiales. Toda esta discusión nos lleva a recordar las recomendaciones básicas para luchar contra el cáncer:

  • Alimentarse saludablemente. Eso significa consumir porciones pequeñas, preferir los alimentos vegetales y, de acuerdo al informe de hoy, ser muy mesurados con las carnes rojas y evitar las carnes procesadas. Las carnes rojas pueden reemplazarse con aves y pescados o con proteínas vegetales como la quinua, la soya y el amaranto.
  • Hacer 30 minutos de actividad física diaria. La actividad física aunada a una alimentación saludable harán que logremos y mantengamos un peso saludable, ecuación asociada a la prevención de cáncer del colon, de las mamas, de la próstata, del páncreas y del endometrio.
  • No fumar cigarrillos. Este es un verdadero enemigo de la humanidad. Si las carnes rojas consumidas diariamente elevan el riesgo de cáncer del colon en un 17%, el consumo diario de cigarrillos eleva el riesgo de cáncer del pulmón hasta en un 2,000%.
  • No abusar del alcohol. El alcohol está asociado al cáncer de la boca, garganta, esófago, hígado, páncreas y mamas. El varón no debe consumir más de dos tragos al día y la mujer, no más de uno.
  • Visitar periódicamente al médico para buscar consejería de prevención y hacerse pruebas de diagnóstico precoz del cáncer como el Papanicolaou, la mamografía, la sangre oculta en las heces y las colonoscopias.
  • No abusar de los rayos solares, especialmente por tiempos prolongados y entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde.
  • Saber si se sufre de hepatitis crónica de tipo B o C. Ese tipo de infecciones están asociadas al cáncer del hígado.
  • No descuidar los síntomas de las gastritis, saber si se tiene la bacteria  Helicobacter pylori  y erradicarla con antibióticos si se está infectado. La infección crónica por la bacteria está asociada al cáncer del estómago, el tipo más frecuente de cáncer en los países andinos de América del Sur.

En mi opinión, el mensaje más importante del reciente informe de la IARC, sobre la relación entre las carnes rojas y el cáncer es que la moderación sigue siendo el aspecto más valioso de nuestro comportamiento..

¿Por qué la carne roja causa cáncer?

Cada vez hay más pruebas – Desde hace años, aumentan los datos que comprueban la relación entre las carnes rojas y procesadas con la aparición del cáncer colorrectal. En 2015, según los datos de 800 estudios, la IARC clasificó la carne procesada como un carcinógeno humano (grupo 1), que significa que hay suficientes pruebas concluyentes de que causa cáncer en los seres humanos.

  1. Las pruebas sobre la carne roja eran menos definitivas, por lo que la IARC la clasificó como carcinógeno probable (grupo 2A);
  2. Los investigadores aún tratan de entender la forma exacta en que las carnes rojas y procesadas causan cáncer;

Los resultados de algunos estudios indicaron que los conservantes (como los nitratos y los nitritos), que se añaden a las carnes procesadas, producen compuestos que dañan el ADN. En otros estudios, se analizó cómo las sustancias químicas que se producen cuando la carne roja se cocina a temperaturas altas, como en la parrilla, hacen que se acumulen mutaciones que llevan al cáncer.

El análisis de ADN para identificar firmas mutacionales sirve para que los científicos determinen el origen del daño en el ADN que inicia un tumor determinado. Las firmas mutacionales son patrones específicos de daños en el ADN que reflejan distintos procesos de mutación.

Algunas firmas mutacionales surgen de procesos que ocurren dentro del cuerpo, como la reparación del ADN o el estrés oxidativo , mientras que otras indican que hubo exposición ambiental, como luz ultravioleta o humo de tabaco. Las firmas mutacionales alquilantes surgen cuando el daño genético es por sustancias químicas que causan lesiones en el ADN, un proceso conocido como alquilación.

Cuando los daños por alquilación no se reparan bien, aparece un daño mutacional con un patrón específico. El análisis de las firmas mutacionales se usa cada vez más para entender las asociaciones que se descubren en los estudios epidemiológicos.

Por ejemplo, los científicos identificaron firmas mutacionales específicas relacionadas con la exposición al humo del tabaco. “En el caso del cáncer de pulmón, entendimos ese mecanismo hace unos 10 o 20 años”, destacó el doctor Paul Spellman, profesor de genética molecular y médica de la Universidad de Salud y Ciencia de Oregón (OHSU), que estudia los orígenes genómicos del cáncer, pero que no participó en el nuevo estudio.

¿Qué carne produce cáncer?

Comer carne procesada como salchichas, hamburguesas o embutidos aumenta el riesgo de sufrir cáncer, según ha concluido hoy un panel de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El dictamen considera que este tipo de alimentos es “carcinógeno para los humanos” y lo incluye en el grupo de sustancias más peligrosas para la salud junto con el humo del tabaco, el alcohol, el plutonio o el aire contaminado, entre otros más de 100 compuestos analizados anteriormente.

  1. El organismo también considera que la carne roja (vacuno, cerdo, caballo, cordero, cabra…) es “probablemente carcinógena”;
  2. Un panel de 22 científicos de 10 países de la Agencia Internacional para la investigación del Cáncer (IARC, en inglés), parte de la agencia sanitaria de Naciones Unidas, ha sido el encargado de revisar los estudios científicos publicados sobre el tema;
See also:  De Donde Proviene La Palabra Bistec?

La decisión de la IARC fue adelantada la semana pasada por el Daily Mail y ocasionó un fuerte rechazo por parte de la industria. El Instituto Norteamericano de la Carne, una gran patronal cárnica en EE UU, dijo el viernes que el estudio “atenta contra el sentido común” y va en contra de “docenas de estudios en los que no se ha encontrado correlación entre la carne y el cáncer”.

  1. Pero el estudio de la ONU es concluyente y encuentra suficientes evidencias científicas para considerar las hamburguesas y el resto de las carnes procesadas como un producto que genera cáncer;
  2. El estudio completo será publicado por la IARC en unos meses;

Un sumario del mismo publicado hoy en The Lancet Oncology señala que la mayor parte de las evidencias se basan en estudios epidemiológicos realizados en varios países. Esos trabajos muestran que este tipo de carnes se asocian con una mayor incidencia del cáncer colorrectal.

  1. El estudio encuentra una asociación directa entre estos alimentos y el “cáncer colorrectal en 12 de los 18 estudios de cohorte [estudios epidemiológicos con población general] con información relevante hechos en Europa, Japón y EE UU”, resalta el estudio;

Además, señala, “hay una asociación positiva” entre el consumo de estos alimentos y el cáncer de estómago. En cualquier caso, es importante recordar que el riesgo adicional de estos alimentos para una persona es limitado, según reconoce incluso la IARC en un comunicado.

  • En concreto calcula que el consumo diario de 50 gramos de carne procesada aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 18%;
  • Pero ese consumo ha de ser continuo, durante años, para tener ese efecto;
  • Esto supone que “para un individuo, el riesgo […] es pequeño, pero aumenta con la cantidad consumida”, ha explicado Kurt Straif, uno de los responsables del trabajo;

Dado el alto consumo de este tipo de alimentos en muchos países, ha añadido, hay un “impacto en la incidencia global del cáncer importante para la salud pública”. En el caso de la carne roja, los expertos consideran que los indicios son “limitados”, por lo que la incluyen en el grupo 2A, solo un escalón por debajo de los compuestos más dañinos.

En esta evaluación, “el grupo de trabajo tomó en consideración todos los datos relevantes, incluidos los abundantes datos epidemiológicos que muestran una asociación positiva entre el consumo de carne roja y el cáncer colorrectal y los fuertes indicios mecanísticos”, señala el trabajo.

Este tipo de carne, añade, “también se asocia a los cánceres de páncreas y próstata”. “Estos resultados apoyan aún más las recomendaciones actuales de salud pública de reducir el consumo de carne”, ha dicho Christopher Wild, director de la IARC. “Al mismo tiempo, la carne roja tiene un valor nutricional”, añade.

El trabajo monográfico del panel de expertos es “importante” para que las agencias reguladoras internacionales hagan un análisis de “riesgos y beneficios” y hagan una recomendación al respecto, ha dicho Wild.

El trabajo ha analizado más de 800 estudios científicos sobre la asociación entre el consumo de estos alimentos y 12 tipos de cáncer en varios países. La información más “influyente” ha venido de los estudios de cohorte realizados en los últimos 20 años, dice el IARC.

¿Qué daño produce la carne roja?

Un excesivo consumo de carnes rojas se ha asociado tradicionalmente con el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, aumento del colesterol total, gota y ciertos tipos de cáncer 6, 7.

¿Cómo se alimenta el cáncer?

La carne roja y el cáncer

Alimentos para combatir un tumor maligno – Qué comer cuando se padece cáncer es una de las grandes preguntas que se hace una persona después de su diagnóstico. Hay muchas teorías sobre los alimentos para combatir el cáncer y dietas anticancerígenas. Una de las que se ha propagado más es la de realizar una dieta cetogénica , es decir, sin azúcares o hidratos de carbono.

Las células del cuerpo se alimentan de glucosa, es decir, una molécula simple de azúcar. Las células tumorales crecen y se reproducen rápidamente con lo que se pretende cortarles su alimento principal, el azúcar.

¿Comemos para alimentar al tumor o a la persona? El problema de este tipo de dietas es que afecta negativamente a todas las células del organismo provocando un estado de malnutrición y pudiendo menguar la masa muscular del cuerpo. Esta situación debilita físicamente a la persona que tendrá más dificultad a la hora de afrontar la enfermedad y los tratamientos.

  • No solamente no está demostrada su eficacia sino que estudios recientes han demostrado que ciertos tipos de células tumorales mamarias podrían alimentarse a partir de grasa;
  • Igual que la dieta cetogénica hay muchas otras dietas anticáncer de moda para prevenir o curar el cáncer y muchos mitos alrededor de la alimentación adecuada para esta enfermedad;

La fundación Alicia juntamente con el Instituto Catalán de Oncología ha elaborado 3 documentos sobre qué comer durante el tratamiento del cáncer. Puedes descargarlos a continuación: Una de las características más comunes de los enfermos oncológicos es la caquexia cancerosa o extrema delgadez.

Uno de los principales objetivos del tratamiento nutricional es mantener a la persona bien alimentada y con un buen estado físico. La obesidad puede esconder y dificultar la detección de la caquexia cancerosa y estados de desnutrición.

Además, el cálculo de la dosis de quimioterapia que necesita el paciente tiene en cuenta el peso de la persona, esto significa que la obesidad puede conllevar a errores de cálculo que aumenten la toxicidad del tratamiento. Ya en el 1914 el premio nobel Francis Peyton Rous evidenció en animales con tumores implantados que los que habían sido sobrealimentados tenían un crecimiento más rápido del tumor.

Por lo tanto, si el enfermo tiene sobrepeso u obesidad corregir sus hábitos alimentarios y el exceso de peso corporal será fundamental en su tratamiento. No olvides que cuidarse cuando se padece una enfermedad oncológica no solamente implica comer bien.

La actividad física en mujeres con cáncer de mama se asocia a una reducción del 34% de la mortalidad y una reducción del 24% de que se vuelva a desarrollar el tumor.

¿Qué aumenta los tumores?

¿Qué causa las mutaciones genéticas? – Las mutaciones genéticas pueden ocurrir por diversas razones, por ejemplo, las siguientes:

  • Mutaciones genéticas de nacimiento. Es posible que nazcas con una mutación genética que heredas de tus padres. Este tipo de mutación representa un pequeño porcentaje de casos de cáncer.
  • Mutaciones genéticas que ocurren después del nacimiento. La mayoría de las mutaciones genéticas ocurren después del nacimiento y no son hereditarias. Existen diversos factores que pueden ocasionar las mutaciones genéticas, entre ellos, fumar, la radiación, los virus, las sustancias químicas que producen cáncer (agentes cancerígenos), la obesidad, las hormonas, la inflamación crónica y la falta de ejercicio.

Las mutaciones genéticas ocurren con frecuencia durante el desarrollo normal de las células. Sin embargo, las células contienen un mecanismo que reconoce cuando ocurre un error y lo repara. Ocasionalmente, se pasa por alto un error. Esto podría ocasionar que una célula se convierta en cancerosa.

¿Cuál es la carne más dañina para el ser humano?

Borrego u oveja – No obstante, la más dañina para el ser humano es la carne de borrego u oveja. Son las que más grasas contienen y además son un tipo de grasas saturadas que aumentan considerablemente los niveles de colesterol malo en caso de un consumo recurrente. Chuletas de borrego En definitiva, debemos tener en cuenta que ningún tipo de carne es mala para la salud si se consume de forma equilibrada. Aunque las blancas son más saludables que las rojas; pero podemos complementarla en nuestra dieta semanal. Es más, incorporar carne al organismo resulta fundamental para gozar de una buena salud. En este sentido, personas que sigue una dieta vegana, a veces necesitan ingerir suplementos de vitamina B12, ya que es un micronutriente propio de la carne y esencial para el metabolismo.

¿Qué pasa en mi cuerpo si dejo de comer carne?

Según los Institutos Nacionales de la Salud, comer carne roja aumenta el riesgo de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, diabetes y ciertos tipos de cáncer, e incluso puede quitarte años de vida.

¿Qué pasa si como pollo todos los días?

¿Por qué evitar comer pollo todos los días? – El excesivo consumo de carne blanca, es decir, el pavo, conejo, cordero y pollo, puede generar un aumento de los niveles del colesterol «malo» (LDL) de nuestro cuerpo. Las grasas insaturadas que contiene el pollo son propicias a aumentar las partículas de LDL.

  1. El exceso de proteína con el que cuenta hace que tu cuerpo lo termine por almacenar como grasa innecesaria;
  2. Esto conllevaría que tu peso se viera aumentado y por lo tanto, el riesgo de lípidos de la sangre también se incrementase;
See also:  Como Se Dice Bistec En España?

Además, comer demasiado de esta carne puede contribuir al riesgo de contraer enfermedades cardiacas por lo señalado anteriormente. No es ninguna sorpresa, pues comer una porción de pollo todos los días aumenta los problemas cardiovasculares. De la misma manera que con abusar del consumo de pollo hay mayor probabilidad de que te pueda dar una intoxicación alimentaria , pues si el pollo no está del todo cocinado, es posible que esté expuesta a la salmonella o al campylobacter.

¿Qué alimentos matan el cáncer?

¿Cuáles son?  – • Pescados grasos: por el contenido de Omega 3. Se recomienda el consumo de 300 gr. de pescados grasos por semana para poder obtener la cantidad recomendada de Omega 3. • Vegetales de hojas verdes oscuras: por ser ricas en folatos que protegen el ADN -su cambio (mutación) puede ser el punto de partida del cáncer- y de carotenoides, poderosos antioxidantes que controlan el crecimiento celular.

  1. Algunos de ellos son: lechuga en todas sus variedades, rúcula, espinaca, hojas de remolacha, acelga, entre otras;
  2. • Uvas: en especial las rojas, por la presencia de resveretrol, fitonutriente con propiedades antiinflamatorias y antioxidantes que pueden ayudar a prevenir el crecimiento de las células cancerígenas;

• Frutos rojos: arándanos, frambuesas, grosellas, por el contenido de compuestos antioxidantes como polifenoles que reducen y reparan el daño a las células, además de ser ricas en vitamina C. • Tomates: por su contenido en licopeno, antioxidante que protege contra el daño celular y puede ayudar a detener el crecimiento de aquellas células que no están creciendo correctamente.

Los tomates cocidos contienen más licopeno que los frescos. • Coles: como repollo, brócoli, coliflor y repollitos de Bruselas. Contienen sustancias que protegen del cáncer como los glucosinolatos e índoles, además de sulfurafano, sustancia que colabora con la eliminación de los carcinógenos e inhibición del crecimiento de células cancerígenas.

• Ajo: contiene antioxidantes que intervendrían en varios pasos del proceso del cáncer. • Té verde: tanto el té negro como el verde contienen compuestos activos, incluyendo los flavonoides y los polifenoles, ambos potentes antioxidantes. Las catequinas, ubicadas dentro de los flavonoides, presentan propiedades anticancerígenas.

  1. El té es la mayor fuente de dicho fitonutriente (el té verde es tres veces más rico en este nutriente que el té negro);
  2. • Semillas de lino: estas pequeñas semillas contienen lignanos, antioxidantes que favorecen la eliminación de los carcinógenos, además de Omega 3, que reducen la inflamación y favorecen el sistema inmune;

• Legumbres: como lentejas, arvejas, garbanzos y porotos ya que contienen fitonutrientes naturales donde se incluyen las saponinas y ácido fítico que estudios de laboratorio sugieren que pueden ayudar a prevenir la reproducción de células cancerígenas. .

¿Qué fruta es buena para curar el cáncer?

– En algunos estudios, comer frutas cítricas como limones, limas, toronjas y naranjas se ha asociado con un menor riesgo de desarrollar cáncer. Un estudio grande encontró que los participantes que comieron una mayor cantidad de frutas cítricas tuvieron un menor riesgo de desarrollar cánceres del tracto digestivo y vías respiratorias superiores.

Una revisión de nueve estudios encontró que una mayor ingesta de cítricos estaba relacionada con un menor riesgo de padecer cáncer pancreático. Finalmente, una revisión de 14 estudios mostró que un alto consumo (o al menos tres porciones por semana) de frutas cítricas redujo el riesgo de cáncer de estómago en un 28 por ciento.

Estos estudios sugieren que incluir algunas porciones de cítricos en tu dieta cada semana puede reducir el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer. Ten en cuenta que estos estudios no han tomado en cuenta otros factores que pueden estar involucrados.

¿Cómo eliminar las células cancerosas?

Tipos comunes de tratamiento contra el cáncer – El tratamiento contra el cáncer podría incluir:

  • Cirugía: Operación en la cual los médicos cortan y extirpan el tejido con células cancerosas.
  • Quimioterapia: Medicamentos especiales que reducen o matan las células cancerosas.
  • Radioterapia: Uso de rayos de alta energía (similares a los rayos X) para matar las células cancerosas.
  • Terapia hormonal: Impide que las células cancerosas obtengan las hormonas que necesitan para crecer.
  • Inmunoterapia: Un tratamiento que trabaja con el sistema inmunitario del cuerpo para ayudarlo a combatir las células cancerosas o a controlar los efectos secundarios de otros tratamientos contra el cáncer.
  • Trasplante de células madre (trasplante de médula ósea): Remplaza las células de la médula ósea que se pierden debido a dosis muy altas de quimioterapia o radioterapia. Se usa más frecuentemente para tratar los cánceres de la sangre y de los ganglios linfáticos.

¿Qué tipo de cáncer es más fácil contraer comiendo carne?

El pasado 26 de Octubre de 2015 se difundió en los medios de comunicación y las redes sociales una noticia que causó un gran revuelo mediático: la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificaba la carne procesada como cancerígena y la carne roja como probablemente cancerígena.

Como es natural, el hecho de relacionar el riesgo de cáncer con un alimento de la dieta habitual, puede generar cierto grado de alarma y dudas. En este post trataremos de contestar a algunas cuestiones de interés en torno a esta noticia.

La noticia recogía el resultado de la evaluación de la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer ( IARC, International Agency for Research on Cancer ) , organismo dependiente de la OMS, sobre el consumo de carne roja y carne procesada. En esta evaluación intervinieron 22 expertos procedentes de 10 países, que consideraron más de 800 estudios realizados durante los últimos 20 años en muchos países y poblaciones con dietas diversas. Las principales conclusiones del informe son las siguientes:

  • La carne roja se clasificó como probablemente cancerígena para los humanos ( Grupo 2A ). El tipo de cáncer con el que se ha asociado el consumo de carne roja es principalmente el cáncer de colon y recto, pero también el cáncer de páncreas y el cáncer de próstata.
  • La carne procesada se clasificó como cancerígena para los seres humanos ( Grupo 1 ) , basada en evidencia suficiente en humanos de que el consumo de carne procesada causa cáncer de colon y recto. También se observa una asociación con el cáncer de estómago, pero la evidencia disponible no es concluyente.
  • Los expertos concluyeron que el riesgo de cáncer colo-rectal aumenta un 18% por cada 50 gramos de carne procesada consumida diariamente.

‘ Carne roja ‘ se refiere a todos los tipos de carne muscular de mamíferos, tales como la carne de res, ternera, cerdo, cordero, caballo o cabra. ‘ Carne procesada ‘ se refiere a la carne que ha sido transformada mediante salazón, curado, fermentación, ahumado u otros procesos para mejorar su sabor o su conservación. Además de diversos tipos de carnes rojas, la carne procesada también puede contener carne de aves, vísceras, o subproductos cárnicos tales como la sangre.

  1. Los resultados más influyentes provienen de grandes estudios en los que se ha seguido durante años a miles de personas;
  2. Algunos ejemplos son: embutidos, salchichas tipo frankfurt, jamón, carne en conserva, cecina, así como carne en lata, y las preparaciones y salsas a base de carne;

Los resultados de esta evaluación no han sorprendido a la mayoría de profesionales que habían estudiado la relación entre el consumo de carne y cáncer, tanto nutricionistas, como epidemiólogos e investigadores en el ámbito de la oncología. La mayoría de investigaciones realizadas y publicadas durante los últimos años apuntaban en la misma dirección que las conclusiones de este informe. Porque Las Carnes Rojas Causan Cáncer Fuente: https://pixabay. com/ La carne tiene una serie de componentes que al añadir compuestos para su preservación (sobre todo nitritos) como ocurre frecuentemente en las carnes procesadas pueden originar la formación de compuestos N -nitroso, especialmente las nitrosaminas.

Además, la carne aporta elementos (hierro hemo, proteínas, mioglobina) que por la acción conjunta del medio ácido del estómago y las bacterias del tracto digestivo pueden dar lugar a la formación de nitrosaminas y nitrosamidas, mediante un proceso conocido como nitrosación endógena.

Diversas nitrosaminas y nitrosamidas son reconocidos como potentes cancerígenos. En la carne (tanto roja como procesada), al cocinarse a temperaturas elevadas, y especialmente cuando está en contacto directo con la llama o con la superficie caliente, pueden formarse substancias químicas como los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) y las aminas heterocíclicas (AHC).

  1. La carne puede contener también trazas de contaminantes ambientales persistentes que tienden a acumularse en la grasa corporal, así como sustancias que puedan haberse utilizado en el proceso de cría del ganado (por ejemplo anabolizantes y hormonas);

En la carne roja también se ha encontrado un compuesto (ácido N-glicolilneuramínico o Neu5Gc ) que tiene efectos pro-inflamatorios. Todos estos compuestos han mostrado que pueden ser cancerígenos en estudios experimentales. Finalmente, independientemente de los procesos de preservación o de elaboración y cocinado, la carne roja tiene, en relación a otros grupos de alimentos, un contenido relativamente elevado de grasas saturadas.

See also:  Que Carnes Comer En La Dieta Keto?

Algunos estudios experimentales sugieren que un exceso de grasas saturadas puede ser un factor promotor de ciertos tipos de tumores. De todas maneras, aunque algunos de los productos químicos contenidos o formados en la carne roja y carne procesada son cancerígenos conocidos o potenciales, todavía no se conoce completamente qué mecanismos justifican el incremento de riesgo de cáncer causado por el consumo de carne procesada o carne roja.

La IARC es una organización de investigación que evalúa la evidencia sobre las causas del cáncer , pero no hace recomendaciones de salud como tal. La clasificación de la IARC se utiliza para calificar el grado de credibilidad y calidad de los estudios que relacionan un determinado factor (compuesto químico, contaminante ambiental, elemento de la dieta) con el cáncer.

La clasificación en el grupo 1 se aplica cuando hay pruebas convincentes de que el factor en cuestión causa cáncer. La evaluación se basa generalmente en estudios epidemiológicos que muestran el desarrollo de cáncer en humanos expuestos al factor, así como en la evidencia de un efecto cancerígeno en estudios experimentales.

Este es el caso de la carne procesada en relación al cáncer de colon. Cuando las evidencias de estudios epidemiológicos en poblaciones humanas son limitadas, aunque haya fuertes evidencias experimentales, se clasifica al factor en cuestión en el grupo 2A , como probable cancerígeno. Porque Las Carnes Rojas Causan Cáncer Sin embargo la clasificación en un grupo determinado sólo hace referencia al grado de certeza de que un agente causa cáncer, pero no nos dice nada respecto a la magnitud de su efecto cancerígeno , es decir, si causa muchos o pocos casos de cáncer. Uno de los elementos de alarma surgidos a partir de esta evaluación se debe precisamente a una incorrecta interpretación de este hecho: al extraer mensajes simples del informe se precisaba que la clasificación de la carne procesada en el grupo 1 la ponía al mismo nivel que cancerígenos tan importantes como el tabaco o el amianto.

  1. En la práctica, la clasificación en este grupo es una llamada de atención a los investigadores sobre la necesidad de más y mejores estudios;
  2. Aunque estos tres factores se han clasificado en la misma categoría (grupo 1, carcinógeno para los humanos), esto NO quiere decir que son igualmente peligrosos;

Una forma de poner en perspectiva el efecto del consumo de carne procesada es considerar el impacto que puede tener en la aparición de tumores en relación al de otras causas de cáncer. Según la evaluación de la IARC, el riesgo de cáncer de colon y recto aumenta un 18% por cada 50 gramos diarios de carnes procesadas consumidas. A partir de los datos de diversos estudios podemos establecer una comparación del número de casos de cáncer anuales atribuibles al consumo de carne procesada, tabaco y alcohol en España (datos de 2012): Porque Las Carnes Rojas Causan Cáncer Como ya hemos comentado, la IARC evalúa la evidencia científica disponible sobre las causas del cáncer, pero no hace recomendaciones de salud. La presente evaluación no indica que haya que dejar de consumir carne. Sin embargo sus conclusiones apoyan aún más las actuales recomendaciones de salud pública acerca de limitar su consumo. El World Cancer Research Fund (2007) ya recomendaba que quienes consumen regularmente carne roja (fresca y procesada conjuntamente) deben consumir menos de 500 g por semana (aproximadamente 70 g/día), con una mínima proporción (o ninguna) de carnes procesadas, para prevenir el cáncer.

En comparación, el efecto del tabaco es mucho mayor: un fumador de un paquete diario de cigarrillos multiplica por 20 (es decir se incrementa en aproximadamente un 2000%) el riego de cáncer de pulmón; y además, el tabaco aumenta el riesgo de muchos otros cánceres además del pulmón (hasta 16 tumores diferentes).

Y en la Pirámide de la Dieta Mediterránea , tanto la carne roja como la carne procesada se encuentran en el vértice de la pirámide, indicando que se trata de alimentos de consumo ‘ocasional’. En concreto se recomienda limitar el consumo máximo de carne roja a 2 raciones por semana y el de carne procesada a una ración por semana. Porque Las Carnes Rojas Causan Cáncer Fuente: http://dietamediterranea. com/ También se recomienda limitar el consumo de carne roja o carne procesada como medio para reducir la ingesta de grasa y sal , que son factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares y la obesidad. Por otra parte, no debemos olvidar que la carne roja tiene valor nutricional.

Por este motivo, se deberán llevar a cabo evaluaciones que consideren conjuntamente los riesgos y beneficios de consumir carne roja y carne procesada, y así ofrecer las mejores recomendaciones dietéticas posibles.

A modo orientativo, en la tabla siguiente se indica la cantidad en gramos correspondiente a diferentes tipos y raciones de carne roja o procesada de consumo frecuente.

Bocadillo (mediano) Ración Peso (g)
Jamón cocido 2 lonchas 50
Lomo embuchado 6 rodajas 30
Jamón serrano 2 lonchas 50
Jamón ibérico 2 lonchas 30
Chorizo 8 rodajas 30
Fuet 10 rodajas 40
Carnes Ración Peso (g)
Chuleta de cerdo 2 unidades 150
Salchicha 2 unidades 80
Lomo de cerdo 3 trozos 120
Filete ternera 1 unidad mediana 120
Solomillo ternera 1 unidad mediana 150

A pesar de la cantidad de estudios revisados, aún quedan aspectos sobre los que no se han podido establecer conclusiones:

  • El grupo de de carnes procesadas incluye una variedad muy heterogénea de alimentos con gran variabilidad en cuanto a su valor nutricional y composición química. Sería importante refinar la clasificación y establecer subgrupos más homogéneos en cuanto al posible riesgo cancerígeno.
  • Sería de gran interés disponer de modelos de dosis-respuesta para determinar con mayor rigor qué niveles de consumo de carne procesada y carne roja se asocian al desarrollo de cáncer de colon y recto.
  • Diversidad de estudios indican que las evidencias que relacionan el consumo de carne procesada con el riesgo de cáncer de estómago son casi tan sólidas como las que lo relacionan con el cáncer de colon y recto, pero la evaluación de la IARC no lo ha considerado concluyente.

Antoni Agudo y Paula Jakszyn Institut Català d’Oncologia Bibliografía

  • Bouvard V, Loomis D, Guyton KZ, Grosse Y, Ghissassi FE, Benbrahim-Tallaa L, Guha N, Mattock H, Straif K; International Agency for Research on Cancer Monograph Working Group. Carcinogenicity of consumption of red and processed meat. Lancet Oncol 2015. pii: S1470-2045(15)00444-1.
  • Ferlay J, Soerjomataram I, Ervik M, Dikshit R, Eser S, Mathers C, Rebelo M, Parkin DM, Forman D, Bray, F. GLOBOCAN 2012 v1. 0, Cancer Incidence and Mortality Worldwide: IARC CancerBase No. 11. Lyon, France: International Agency for Research on Cancer; 2013. Available from: http://globocan. iarc. fr. accessed on 30/10/2015.
  • Agudo A, Bonet C, Travier N, González CA, Vineis P, Bueno-de-Mesquita HB, et al. Impact of cigarette smoking on cancer risk in the European prospective investigation into cancer and nutrition study. J Clin Oncol 2012; 30 (36):4550-7.
  • Schütze M, Boeing H, Pischon T, Rehm J, Kehoe T, Gmel G, et al. Alcohol attributable burden of incidence of cancer in eight European countries based on results from prospective cohort study. BMJ 2011 Apr 7; 342 :d1584.
  • Linseisen J, Rohrmann S, Norat T, Gonzalez CA, Dorronsoro Iraeta M, Morote, et al. Dietary intake of different types and characteristics of processed meat which might be associated with cancer risk–results from the 24-hour diet recalls in the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition (EPIC). Public Health Nutr 2006; 9 (4):449-64.
  • Linseisen J, Kesse E, Slimani N, Bueno-De-Mesquita HB, Ocké MC, Skeie G, et al. Meat consumption in the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition (EPIC) cohorts: results from 24-hour dietary recalls. Public Health Nutr 2002; 5 (6B):1243-58.

¿Qué es lo que origina el cáncer?

El cáncer afecta a una de cada tres personas en los Estados Unidos. Las probabilidades nos indican que usted o alguien de su círculo de personas conocidas ha sido afectada por el cáncer. A continuación se mencionan algunos detalles que le ayudarán a tener un mejor entendimiento del cáncer.

Todos estamos compuestos de billones de células que a través del transcurso de nuestras vidas crecen y se reproducen de la manera en que corresponda. Cuando una célula presenta alguna anomalía o ha envejecido, por lo general la célula perece (muere).

El cáncer surge cuando algo sale mal en este proceso, ocasionando que las células anormales se reproduzcan y las células viejas no perecen como debería suceder. A medida las células cancerosas se reproducen de forma descontrolada, eventualmente pueden superar en número a las células sanas, Esto hace que al cuerpo le resulte difícil funcionar de la manera que debería hacerlo.